La mitad de las empresas españolas venden más y dan más empleo que antes de la crisis

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las principales preocupaciones de los empresarios son la incertidumbre ante el futuro, la baja demanda y las dificultades para acceder a la financiación. El 48% de las empresas en España han asegurado haber recuperado los niveles de facturación de antes de comenzar la crisis, y el 53% han confirmado que han igualado, o incluso superado, los niveles de empleo de los años de bonanza.

De hecho, el 38% de los empresarios han declarado que se muestran optimistas respecto del crecimiento de la economía española, aunque sigue ganando el colectivo que se mantiene en incertidumbre sobre el futuro, representando al 42% de los encuestados, según ha revelado el International Business Report elaborado por Thornton a través de 10.000 entrevistas anuales a altos ejecutivos de compañías de 35 países.

Al otro lado de la balanza están aquellos que se mantienen pesimistas, pero este dato ha bajado del 41% el pasado año al 20% actualmente. Aun así, de los empresarios que han manifestado no haber superado los niveles de antes de la crisis, 6 de cada 10 han asegurado que no alcanzarán el volumen de facturación anterior hasta 2018 o más tarde, y 7 de cada 10 han augurado lo mismo respecto del empleo.

Aun así, la percepción sobre la recuperación depende del sector al que pertenecen las compañías participantes en el estudio. Según el socio de Economics & Regulation de Grant Thornton y fundador de Alinea Global, Álvaro Sanmartín, para la industria del ladrillo, conseguir retormar las cifras de antes de la crisis “es aún una quimera”, mientras que la automoción o el turismo “avanzan ya a toda máquina, superando incluso sus niveles previos a la crisis”.

Y es que, el optimismo empresarial respecto de la economía española ha repuntado hasta situarse en paralelo a las cifras de 2007, al situarse en los 18 puntos, incluso por encima de la media de la zona euro, dato sólo superado por Alemania.

Paralelamente, el 59% de los empresarios encuestados han recalcado que su principal problema es la incertidumbre ante el futuro económico, al considerarlo un lastre importante en su crecimiento. A esto le siguen la baja demanda, citado por el 47% de los encuestados, y las trabas impuestas al acceso a la financiación, lo que afecta a un 40% de los empresarios.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA