“Globesidad”, el nuevo riesgo para la salud y la economía según Bank of America

Bank of America
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Bank of America ha calificado la obesidad como el quinto riesgo global de muerte, llevándose 3,4 millones de adultos cada año. El equipo de investigación global del Bank of America Merrill Lynch (BofAML) ha elaborado un informe especial sobre la tendencia creciente de la obesidad en el mundo, su impacto y sus implicaciones económicas.

El informe que lleva por título “Globesidad y la salud y el bienestar” ha sido elaborado como actualización para la población frente a su anterior trabajo “Un mundo en transformación”. El tema principal es la cartilla del bienestar, además de considerar los retos y oportunidades que ofrecen la obesidad y la salud y el bienestar.

El informe ha rescatado datos relevantes como los 2.100 millones de personas (casi un tercio de la población) con sobrepeso y obesidad en el mundo entero, el triple que en 1980, y casi ningún país está tomando medidas para impedirlo. Y cerca de 671 millones son obesos. Según el Bank of America, actualmente esta epidemia de la obesidad se considera el desafío más urgente que la población debe afrontar en cuanto a la salud. Y se prevé que para el 2030, casi la mitad de la población mundial padezca sobrepeso u obesidad. Estos datos han sido tomados de The Lancet 2014.

El BofAML ha calificado la obesidad como el quinto riesgo global de muerte, llevándose 3,4 millones de de adultos cada año. Además, esta enfermedad aumenta las probabilidades de padecer otras como la diabetes, problemas cardiovasculares, osteoartritis o cáncer.

A nivel económico, la “globesidad” conlleva un gasto de 2 billones de dólares en impactos económicos globales, siendo un 40% más cara la atención en pacientes obesos, según ha recogido el informe. Esto supone un 2,8% del PIB mundial, igualándose a los impactos del tabaquismo, la violencia armada, la guerra o el terrorismo. Estos datos han sido rescatados de los archivos de McKinsey. Y aún se prevé que sigan aumentando los costes en función de los futuros casos.

Los últimos dos años, más de diez países han aprobado impuestos sobre la grasa y el azúcar. Los consumidores han mostrado también una cierta tendencia hacia los alimentos frescos y saludables. Según ha recogido la entidad estadounidense, tanto la salud como el bienestar en los mercados alimenticios se han estimado en 932 billones de dólares en 2014. Y la cuantía seguirá subiendo hasta el 1,1 billón de dólares en 2019, según recogen los datos de Euromonito. Desde una perspectiva más saludable, el informe anticipa un cambio en el modelo de negocio de alimentos y bebidas.

El jefe de estrategia de inversión temática, Sarbjit Nahal, y su equipo han mapeado la lucha mundial contra la obesidad a través de serie de cadenas de valor para favorecer dicha actuación a los inversores. Las áreas más sensibles de análisis son las farmacéuticas, alimentación y bebidas, pérdida de peso, dieta y nutrición y ropa deportiva y equipamientos. Los inversores elegirán entre 90 empresas cotizadas que promueven la salud y la lucha contra la obesidad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA