Cómo detectar fraudes de empleo en ofertas de Internet

Tarjetas de crédito
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Con motivo del Día Internacional de la Seguridad de la Información, se recuerda que las estafas laborales aumentan en la web. Con el pretexto de la celebración del Día Internacional de la Seguridad de la Información este domingo, 30 de noviembre, se recuerda que la forma correcta para buscar un empleo a través de Internet es hacerlo mediante webs fiables y oficiales que garanticen la protección de los datos que incorporemos en las páginas de estas compañías. Por otro lado, no hay ofertas milagro: la mayor parte de las empresas solicitan la experiencia o formación previa para inscribirse en una de sus ofertas de empleo y debe ser motivo de desconfianza un salario muy superior a la media del mercado. La falta de información clara sobre la oferta, el contrato o los servicios ofrecidos por la supuesta empresa de selección es otro de los motivos para estar alerta. Además, cualquier proceso de selección debe tener una parte de entrevista personal anterior a la contratación y no son prácticas habituales las contrataciones on-line o a través del teléfono. Por supuesto, ninguna empresa debe exigir el pago de una cantidad por participar en un proceso de selección o requerir datos bancarios o de tarjetas de crédito.

Y es que, según el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), uno de cada cuatro fraudes que hay actualmente en Internet proviene de ofertas de empleo falsas especialmente diseñadas para obtener de los candidatos dinero o información -financiera, personal…- a fin de ser posteriormente será revendida a un tercero. Así, cualquier demandante de empleo puede ser objeto de los engaños digitales, hechos a medida según distintos perfiles.

Una de las formas más sencillas de estafa laboral consiste en el envío masivo de ofertas que incluyen expresiones del tipo “trabajo instantáneo”. Sin embargo, existe una multitud de artimañas con las que una persona que busca empleo puede encontrarse: oferta laboral falsa -promesa de grandes beneficios sin precisar ninguna experiencia laboral previa o cualificación profesional-; teléfonos de Información -incitación a los demandantes de empleo a llamar a un teléfono de tarificación adicional para que soliciten información sobre los requisitos del proceso de selección-; envío de SMS -algunas ofertas requieren el envío de uno o varios SMS como forma de contacto que no serán respondidos por la empresa responsable del supuesto proceso de selección-; cursos estafa -requieren a los desempleados el desembolso de dinero para recibir formación on-line que les abrirá las puertas a un puesto de trabajo-; venta piramidal a través de la compra de productos de una empresa para después revenderlos; trabajo en el sector de la construcción en el extranjero previo pago para hacer frente a los gastos de gestión de un trabajo muy bien remunerado en un país extranjero; scam -divulgación por correo electrónico de una oferta de empleo fraudulenta, normalmente teletrabajo desde casa realizando operaciones bancarias, “de forma cómoda y con altos beneficios para el empleado”, siendo una forma de blanqueo de dinero por parte del demandante, a quien siempre se le exige disponer o abrir una cuenta bancaria-.

Margarita Álvarez Pérez de Zabalza, Directora de Marketing y Comunicación de ADECCO sostiene: “la desesperanza de miles de parados y el repunte del desempleo, han hecho proliferar las estafas relacionadas con las ofertas de empleo en Internet, donde en ocasiones las personas que buscan empleo se convierten en el cliente de las empresas estafadoras. La búsqueda de un empleo exige tiempo, dedicación y esfuerzo y antes de dejarse llevar por promesas u oportunidades laborales que no sean claras hay que asegurarse de que las ofertas provienen de fuentes y empresas fiables”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA