La banca podría haber salvado dos tercios de los empleos destruidos sin las “horas extra ilegales”

Oficina de empleo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

CCOO denuncia más de 57 millones de horas ilegales realizadas en el sector financiero en 2013 y más de tres millones en comercio y hostelería. La federación de servicios de CCOO ha realizado un informe sobre “horas ilegales” que pone de manifiesto que de no haberse realizado estas horas habrían podido mantenerse más de dos tercios de los 50.000 empleos destruidos en el sector financiero durante la crisis. Podrían haberse creado asimismo más de 96.000 puestos de trabajo en comercio y hostelería.

Según datos de la encuesta de población activa (EPA), que estima 0,62 horas extra semanales por trabajador o trabajadora en el 2013, el 91% de las horas extra realizadas en el sector financiero y de seguros fueron fraudulentas. Sin embargo, según estimaciones de CCOO realizadas en base al trabajo de campo, la realidad es que de media se realizan 4,2 horas extras semanales por trabajador o trabajadora, lo que supone la realización de más de 57 millones de “horas extra ilegales” en 2013.

El sindicato calcula que durante los cinco años de crisis (2008-2013) el volumen de horas extras ilegales ha supuesto la pérdida a las arcas públicas –por cotizaciones a la Seguridad Social y tributación a la Hacienda Pública- de más de 2.300 millones de euros. Eso sin contar con el impacto directo sobre la economía y el consumo que supone que “la plantilla haya dejado de cobrar más de 8.600 millones de euros por la realización de estas horas extra no remuneradas”.

Igualmente, “el impacto sobre el empleo ha sido brutal”, destaca CCOO, ya que mientras el sector ha destruido más de 50.000 empleos durante los años de crisis (2008-2013), de no haberse realizado estas horas extras ilegales, en ese mismo periodo se podrían haber mantenido más de 33.000 empleos, es decir un 66% de los destruidos finalmente.

En los sectores de comercio y hostelería, donde se han perdido más de 42.000 empleos en 2013, se realizaron 3.288.075 horas semanales por encima de la jornada legal que, de no existir, habrían permitido la creación de 96,215 puestos de trabajo.