Lo que Empleo esconde de las afiliaciones a la Seguridad Social

Tomás Burgos, secretario de Estado de la Seguridad Social
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La afiliación a la Seguridad Social a 30 de septiembre mostraba 16.565.854 afiliados, 45.262 afiliados menos que en el último día de agosto. Las cifras de afiliación que ha publicado el Ministerio de Empleo y que, a juicio del secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, suponen “un exponente muy significativo de la fortaleza del crecimiento actual de la afiliación”, presentan no obstante algunos lunares significativos.

En concreto, la afiliación media a la Seguridad Social de septiembre alcanzó los 16.661.703 ocupados, lo que supone un incremento de 12.182 personas con respecto al mes anterior (0,07%), el mejor comportamiento de la afiliación en septiembre desde hace ocho años.

Sin embargo, cada vez más analistas y observadores comentan que el dato de afiliación media en el mes no es el más realista para describir la situación actual, debido a la precariedad laboral existente debido a la crisis y que la reforma laboral aprobada por el Gobierno podría haber acentuado. La razón es que muchas empresas realizan contratos de muy corta duración -un mes o apenas quince días- que suelen terminar el último día del mes, por lo que se sufren grandes bajones en esas fechas.

De hecho, si se analizan los datos publicados por el Ministerio de Empleo, la afiliación a la Seguridad Social a 30 de septiembre mostraba 16.565.854 afiliados, 45.262 afiliados menos que en el último día de agosto (16.611.116). A 31 de julio había 16.605.097 afiliados, por los 16.555.787 a 30 de junio.

Otro indicador que refleja la precariedad laboral se refiere al número de horas trabajadas. Tal y como publicó el pasado agosto El Confidencial, en el segundo trimestre del año se habían creado en términos anuales 127.000 puestos de trabajo, al tiempo que el número de horas trabajadas había descendido un 0,4%. En otras palabras, el número de horas trabajadas descendió en 28,5 millones respecto de hace un año a pesar de haber más ocupados.