La patronal se lava las manos sobre las ayudas de guardería en Liberbank

Sucursal de Liberbank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

De acuerdo con el Convenio, la ayuda de guardería no está vinculada a la escolarización del niño, por lo que no sería necesaria la presentación de ningún certificado para percibirla. El conflicto abierto entre los sindicatos y la dirección de Liberbank a raíz de que el banco haya comenzado a exigir justificantes a los trabajadores para que estos puedan acceder a las ayudas de guarderías y de estudios de sus hijos se enquista y apunta ya a los tribunales, después de que la patronal se haya desentendido de la polémica.

El pasado martes se reunió en Madrid la Comisión Mixta Interpretativa del Convenio Sectorial para dirimir si se deben o no justificar las ayudas de guardería y de formación de hijos de empleados, después de que CCOO convocase esta reunión ante la negativa de la entidad a cambiar su postura.

Sin embargo, los representantes de los trabajadores se han encontrado una sorpresa negativa después de que la Asociación de Cajas de Ahorros para Relaciones Laborales (ACARL), en el seno de la citada Comisión, haya alegado que esta materia debe interpretarse en el seno de Liberbank por los firmantes del ERTE del 27 de diciembre del año pasado, y no en el ámbito sectorial, según recoge la sección sindical de CSICA en un comunicado.

De acuerdo con el Convenio Colectivo, la ayuda de guardería no está en ningún caso vinculada a la escolarización del niño, por lo que no es necesaria la presentación de ningún certificado para percibirla. Sin embargo, el argumento de la patronal es que cuando se firmó el ajuste laboral el pasado año se produjo un descuelgue de este convenio en determinados ámbitos, incluidas estas ayudas, por lo que “no es cuestión de interpretar lo que dice el convenio sectorial”, señala CSICA, “sino lo que las partes han firmado en el acuerdo laboral del 27D”.

“En el colmo de los colmos”, añade el sindicato, Liberbank no se presentó en la reunión, “lo que demuestra el desprecio más absoluto hacia la Comisión, sus colegas de firma, y los trabajadores”. “Quienes firmaron el acuerdo laboral último están recibiendo como pago de la empresa lo siguiente: desdén, desprecio, y engaño a raudales, mientras sus victimas estamos siendo los 5250 trabajadores y nuestras familias”, concluye CSICA.

Tras un primer acuerdo con UGT y CCOO anulado por la Audiencia Nacional, la dirección de Liberbank y los sindicatos UGT, CCOO y CSIF alcanzaron a finales de diciembre un acuerdo para aplicar un ERTE que suponía una reducción de jornada y sueldo de la plantilla hasta el 30 de junio de 2017. No lo firmaron STC, CSICA, CSI ni APECASYC.