Draghi quita hierro a los síntomas de “moderación” de la economía

Mario Draghi, presidente del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, considera que todavía es “necesario” mantener los estímulos para lograr reanimar la inflación, si bien ha quitado hierro a los síntomas de desaceleración de la economía. Así lo ha señalado durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, que ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés y el programa de compra de activos.

A juicio del banquero central italiano, “un amplio grado de estímulo monetario sigue siendo necesario para seguir construyendo las presiones de la inflación subyacente”. No obstante, Draghi ha quitado hierro a los síntomas de desaceleración que ha registrado en los últimos meses la economía europea.

Casi todos los países de la zona euro “han experimentado una moderación del crecimiento o una pérdida de momentum”, ha reconocido el presidente del BCE. No obstante, la “moderación” de la economía podría representar un retroceso del fuerte ritmo de crecimiento de finales del año pasado, así como a algunos factores temporales, como las huelgas, el frío o incluso a la Semana Santa. No obstante, el crecimiento debería seguir siendo sólido.

En su reunión de hoy, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido que los tipos de interés aplicables a las operaciones principales de financiación, la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito se mantendrán sin variación en el 0,00%, el 0,25% y el -0,40% respectivamente.

Los hombres de Draghi esperan que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales “durante un período prolongado que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos”.

En relación con las medidas de política monetaria no convencionales, el Consejo de Gobierno confirma que prevé que las compras netas de activos continúen al ritmo actual de 30.000 millones de euros mensuales hasta el final de septiembre de 2018 o hasta una fecha posterior si fuera necesario y, en todo caso, hasta que el Consejo de Gobierno observe un ajuste sostenido de la senda de inflación que sea compatible con su objetivo de inflación.

Asimismo, el Eurosistema reinvertirá el principal de los valores adquiridos en el marco de este programa que vayan venciendo, durante un período prolongado tras el final de sus compras netas de activos y, en todo caso, durante el tiempo que sea necesario. Esto contribuirá a que las condiciones de liquidez sean favorables y a que la orientación de la política monetaria sea adecuada.