Draghi, ante el reto de echar el freno al rally del euro

Mario Draghi
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La fortaleza del euro, que ha llegado incluso a alcanzar los 1,20 dólares, amenaza con convertirse en una china en el zapato de Mario Draghi. El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) celebra hoy una nueva reunión de política monetaria en la que la apreciación de la moneda comunitaria descarta casi por completo algún mensaje sobre una retirada del programa de estímulos que, por otro lado, los mercados aguardan como agua de mayo.

“Si el BCE no logra limitar o detener la apreciación del euro, la fortaleza de la divisa podría tener rápidamente un impacto negativo en el crecimiento y los beneficios”, avisa Christopher Dembik, jefe de análisis macroeconómico de Saxo Bank.

Desde diciembre de 2016 el euro se ha revalorizado un 12% frente al dólar estadounidense y un 6% de media frente a las monedas de los 38 principales socios comerciales de la zona euro. En ese sentido, el experto del banco danés calcula que cada subida del 10% del euro destruye entre un 7% y un 8% los ingresos corporativos de la zona del euro. “Por lo tanto, puede que una divisa excesivamente fuerte no tarde en impactar de forma negativa en la economía europea”.

Para Dembik, el “objetivo a corto plazo” del BCE debería ser “detener la apreciación del euro,” que, aunque refleja una mejora de la situación económica, “podría complicar seriamente la tarea del BCE en los próximos meses”.

El analista de Saxo Bank considera además que debido al contexto geopolítico y al descenso de la inflación subyacente, Draghi “tendrá que pensar sus palabras con sumo cuidado para evitar la reacción exagerada de los inversores”. “Tendrá que enviar un mensaje de que su política monetaria seguirá siendo acomodaticia por un período prolongado de tiempo, sin importar qué decisión se tome sobre el QE para final de año”, cuando se espera que por fin se anuncie una reducción en las compras de bonos y se prepare el camino para la normalización de los tipos.

El equipo de Global Research de Bank of America Merrill Lynch tampoco espera que el BCE haga ningún anuncio sobre el destino del programa de compra de bonos en la reunión de hoy. “El BCE esperaba salir de la QE bajo la cobertura de la adhesión de la Fed a un camino previsible de normalización”, señalan estos expertos, pero las últimas señales del responsable de política monetaria estadounidense han trastocado sus planes. “Con el euro habiendo roto el umbral de los 1,20 dólares por primera vez desde el inicio de QE (aunque sólo sea por un día), pensamos que el BCE evitará pre-comprometerse a cualquier camino para el próximo año antes de escuchar las opiniones del FOMC”, señalan.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA