Discurso hipotético

Venezuela

Venezuela

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Sea lo que sea que explique el paso de la euforia por la democracia y el triunfo del mercado en el siglo pasado a la actual deriva global, en la cual dominan las autocracias, los despotismos, la caída de la calidad de la democracia, los evidentes riesgos de un vuelco del equilibrio geopolítico global por procesos marcados por el surgimiento de totalitarismos triunfantes, con estrategias globales, etc., lo cierto es que hoy resulta obligante la pregunta leniniana del “¿qué hacer?

¿Recuerdan a Huntington y sus “olas de democracia” y lo que llamo “el culazo de Fukuyama” (¡disculpen la “metáfora”!) con su presunto e infeliz “fin de la historia”?  Pues, hoy, eso sí es historia, como dicen los chamos venezolanos  para referirse a lo que ya no es.

Hoy impera y prospera el mal e –insisto- es imperativa la pregunta leniniana.

El entorno presente es complejo –dije complejo;  no, difícil- y compleja debe ser la respuesta. Los modelos unidimensionales –solo políticos o económicos- no bastan. La Transitología conocida no resulta suficiente.

La disciplina podría ser –puesta al día mediante- la metáfora para la respuesta. Es una buena aproximación a una teoría del cambio de estadios. No es ir de la nada al éxito: es reconocer la forzosa transformación del modelo. Y hoy un cambio de modelo es forzoso.

Es claro que hace falta una “Teoría del Cambio” efectiva. Para ello, asumir la complejidad. Dije complejidad; no, dificultad.

La línea de trabajo que asumimos desde hace unos años se apoya firmemente en la “Ley de Ashby” para sistemas complejos: “solo la complejidad controla la complejidad”.

Una Transitología explícitamente multivariables es necesaria. Pues, el problema no es solo político. Ni solo económico. La aproximación al asunto importa. Y una aproximación que reconozca la complejidad es absolutamente necesaria.

Lo que vamos a tratar hoy refiere lo que llamamos una “Nueva Transitología”: al menos ocho esferas de variables –mucho más allá de lo político y lo económico- para asumir el reto.

Lo que trataremos será solo el inicio de un programa de investigación y acción.