Dime qué tipo de inversor eres y te diré en qué puedes invertir

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

En la actualidad, el volumen del ahorro de las familias españolas y de las sociedades sin ánimo de lucro (que invierten su dinero con el único objetivo de ahorrar) ronda los 2 billones de euros, según cifras del Banco de España. ¿En qué invertimos este dinero? Entre los ahorradores españoles, los depósitos siguen siendo el principal vehículo financiero para obtener una rentabilidad por nuestro dinero.

Según Inverco, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, de entre el total de los ahorradores de nuestro país, el 63 % cuentan con los depósitos a plazo fijo como una de las herramientas presentes dentro de su cartera de inversiones. La versatilidad de los depósitos los convierten en un tipo de producto de ahorro útil para cualquier perfil de inversor: conservador, moderado o arriesgado. Pero para llenar nuestra cartera de inversión siempre podemos recurrir a productos complementarios a los depósitos. Para saber en qué podemos invertir nuestros ahorros, hoy vamos a conocer un poco mejor estos tres perfiles de inversor y las opciones de inversión que mejor se adaptan al nuestro.

Si quieres saber cuál es tu perfil, puedes conocerlo respondiendo a este test de 10 preguntas.

¿Cuál es mi perfil inversor?

Perfil conservador

El perfil conservador es el más común entre los ahorradores españoles. Se identifica con una baja tolerancia al riesgo en las inversiones. A la hora de valorar la contratación de un producto de inversión, los factores que más pesan son la seguridad del ahorro y la confianza en el producto y en la entidad emisora. Por detrás quedan otros factores como la rentabilidad potencial de la inversión o la liquidez de la misma.

El perfil conservador es el más destacado en inversores desde 45 años en adelante, con el que se identifican el 65 % de los ahorradores de estas edades. Y es que la edad es un factor fundamental que define nuestra tolerancia al riesgo: cuando encaramos la jubilación, una rentabilidad potencial no justifica la intranquilidad de una inversión de alto riesgo. A estas alturas, es muy posible que ya hayamos hecho las adquisiciones económicamente más importantes de nuestra vida: compra de la vivienda habitual, segundas viviendas, mantenimiento y educación de los hijos, etc. No es tan necesario un crecimiento rápido de nuestro patrimonio, como un mantenimiento de los ingresos y del nivel de vida una vez que llega la jubilación.

¿En qué invertir?

Los depósitos son el producto estrella para este tipo de inversores. Un producto protegido por el Fondo de Garantía de Depósitos (hasta 100.000€ por titular y entidad) que permite obtener una rentabilidad por nuestros ahorros con un riesgo bajo (1/6 según el semáforo de riesgos. Otros productos interesantes pueden ser las cuentas de alta remuneración, los fondos de inversión vinculados a renta fija, los pagarés bancarios, etc.

Perfil moderado

Este tipo de ahorradores es el que presenta un mayor equilibrio en el binomio riesgo-rentabilidad a la hora de valorar los productos de inversión a incluir en su cartera. El perfil moderado suele ser más común entre inversores por debajo de los 45 años, aunque también se da entre ahorradores ya jubilados con una tolerancia algo mayor al riesgo que la propia del perfil conservador. No en vano, según Inverco, en torno al 35 % de los mayores de 65 años se identifican como inversores de perfil moderado.

¿En qué invertir?

Este tipo de ahorradores siguen valorando enormemente factores como la seguridad o la confianza en el momento de incluir o no un determinado producto en su estrategia de inversión. Sin embargo, equiparan la importancia de estos factores a otros como la rentabilidad o la liquidez. Toleran cierta volatilidad potencial en sus inversiones, pero hasta cierta medida. Los fondos de inversión mixtos (renta fija y renta variable), algunos productos de renta variable no demasiado arriesgados: acciones defensivas, acciones de alta rentabilidad por dividendo, etc. pueden ser productos interesantes para este perfil de inversores. Sin embargo, una buena diversificación es fundamental en cualquier cartera de inversión, por lo que depósitos, cuentas remuneradas y otro tipo de productos más conservadores también deben tener un lugar reservado en la cartera de los ahorradores de perfil moderado.

Perfil arriesgado

El perfil inversor arriesgado es el menos común entre los ahorradores españoles y se da con mayor facilidad entre inversores de edades comprendidas entre los 18 y los 25 años. A estas edades, y con una perspectiva temporal muy amplia por delante, la posibilidad de recuperarse de un posible fiasco financiero es mayor, y por lo tanto la percepción del riesgo no es tan acentuada. Por otra parte, este tipo de inversores no suele tener aún grandes responsabilidades a su cargo: familia, hijos, hipotecas, etc. Por ello, la seguridad no representa un factor decisivo a la hora de declinarse por uno u otro producto de inversión, y quedan por delante otros factores como la rentabilidad potencial.

¿En qué invertir?

Para este tipo de inversores, la tolerancia al riesgo no es un problema, por lo que pueden invertir porciones más altas de su capital en opciones de inversión que contemplen un mayor nivel de volatilidad. Los productos más indicados para estos inversores serían los de renta variable: compras a crédito, warrants, fondos de inversión en renta variable, etc. Aunque una vez más, un inversor de perfil arriesgado inteligente, siempre mantendrá un porcentaje de su capital en productos más seguros: depósitos, fondos de renta fija, etc.

En este sentido, invertir en el Depósito Facto es una alternativa a tener en cuenta por cualquier tipo de inversor, porque ofrece una de las rentabilidades más altas del mercado (hasta un 1,50% TAE*), con una liquidación trimestral de intereses. Se trata de un depósito ágil, sencillo y 100% online, donde tu dinero está garantizado por Fondo de Garantía del Depósito Italiano (F.I.T.D) hasta 100.000€ por titular y entidad.

En Cuenta Facto tú decides todo, desde el tiempo exacto que puedes depositar tu dinero (de 3 a 60 meses), el número de imposiciones que deseas constituir y el capital de cada una de ellas (desde 10.000€).

Para contratarlo solo tienes que completar este formulario con tus datos personales, firmar el contrato online o bien de manera tradicional y podrás empezar a gestionar tu depósito.