De la Serna presiona a Abertis de regreso al precio de la OPA de Atlantia

Peaje
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La oferta de Atlantia por Abertis vuelve a ser rentable para los accionistas de la cotizada española. El desencadenante de un escenario que no se daba desde el viernes no es otro que el ministro español de Fomento, Íñigo de la Serna, que ha asegurado que el Gobierno vigilará muy de cerca el posible desembarco de la italiana en su rival catalana.

“Por encima de todo hay que defender el interés general del país”, ha explicado De la Serna en declaraciones a medios recogidas este jueves por la agencia Reuters. En este sentido, Abertis es uno de los mayores concesionarios españoles de autopistas y es líder mundial en la gestión de vías de peaje. Sin embargo, aquí no está la clave de la vigilancia gubernamental que ha anticipado el ministro.

Abertis es propietaria de la empresa de satélites Hispasat junto con el propio Estado español. El carácter estratégico de la compañía, que opera tanto aparatos de uso civil como militar, es lo que ha puesto sobre aviso a las autoridades españolas. El caso es de especial relevancia y actualidad, pues en plena puja de la italiana, la presidida por Salvador Alemany se ha hecho con otro 33,69% de la firma satelital, con lo que ya controla un 90,74% de su capital social.

En cualquier caso, el ministro ha recordado que la oferta pública de adquisición (OPA) adelantada por Atlantia aún está pendiente de formalización. En este sentido, los analistas apuntan a que se estaría ultimando un traje a medida de CaixaBank y quizá otros accionistas relevantes para que con su adhesión se asegure de partida el éxito de la puja. Mientras tanto, De la Serna no ha querido pronunciarse sobre cuál podría ser con más probabilidad la última palabra del Gobierno.

Hasta la fecha, la gestora italiana de autopistas ha puesto sobre la mesa 16,50 euros por cada acción de Abertis. El lunes pasado, la compañía superó esta cota y desde entonces había logrado mantenerla aupada por las especulaciones en torno a una posible mejora de precio sobre la mesa. Este jueves, los cruces más bajistas se han situado en los 16,47 euros por acción.