De la centralita física a la nube: la comunicación empresarial adaptada a los nuevos tiempos

Contabilidad en la nube
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las nuevas tecnologías y el auge de internet están transformando la forma en la que las empresas se comunican con clientes y proveedores, e incluso la manera en la que los equipos de trabajo se relacionan entre sí. Los avances en este campo ofrecen un amplio abanico de posibilidades que permiten mayor flexibilidad para adaptarse al ritmo de trabajo y la movilidad de los nuevos tiempos, a la vez que se ahorran costes en infraestructuras ya innecesarias. Subirse al vagón de la transformación digital, también en las comunicaciones, ya no es una opción para las empresas, sino una obligación.

En el centro de esta evolución está la nube. La centralita tradicional instalada en la oficina, cuyos servicios exigen elevados costes iniciales en hardware, contratos de permanencia y estar pendientes de la renovación de los equipos que quedan obsoletos, está dejando paso a la telefonía en la nube, una solución que no requiere inversiones ni aparatosas instalaciones y que garantiza una tecnología actualizada.

Al eliminar la fuerte inversión inicial, suprimir la relación de permanencia y facilitar un modelo de pago por uso, la telefonía en la nube acerca a las pymes la oportunidad de acceder a servicios de calidad que tradicionalmente resultaban muy costosos y estaban, por tanto, reservados a grandes compañías. La única infraestructura necesaria es una buena conexión a internet. Con ella, toda tipo de empresa puede acceder a una disparidad de servicios que le permitirán seguir el ritmo del negocio, mejorar la interacción con clientes y empleados o simplificar la gestión de la organización.

Esta reducción de costes no está reñida con la calidad y la seguridad de las comunicaciones. El proveedor de telefonía en la nube de origen alemán NFON proporciona una calidad de voz certificada regularmente por el TÜV (organización oficial de Alemania de certificación) y ofrece la posibilidad de codificar o cifrar las llamadas para garantizar que no son escuchadas. Brinda más de 150 funciones propias de un sistema de telefonía de gama alta, como interconexión de sedes, encriptación de voz, conferencias telefónicas o enrutamiento de llamadas, además de soluciones premium a medida para hoteles, hospitales, centros de negocios, bancos o ‘contact centers’.

Pero lo que más valoran las empresas de las nuevas posibilidades de comunicación que ofrecen las nuevas tecnologías es la flexibilidad. La centralita virtual y las soluciones en la nube permiten trabajar en cualquier momento y desde cualquier lugar, ya que posibilitan permanecer conectados y disponibles en cualquier sitio que disponga de conexión a internet. La oficina deja por tanto de ser el único lugar desde el cual un empleado puede desarrollar sus tareas y comunicarse con sus compañeros o clientes, facilitando el teletrabajo.

La integración entre las comunicaciones fijas y móviles y la introducción de herramientas como las conferencias telefónicas suprimen la rigidez de las comunicaciones tradicionales en la empresa, incrementando la productividad y mejorando la atención al cliente.