Cosas a tener en cuenta al empeñar un automóvil

Empeñar un coche

Empeñar un coche

A la hora de empeñar algún bien para conseguir un préstamo el automóvil no suele estar entre las opciones más evidentes. Cosas de oro, desde cadenas, relojes, etc… o dispositivos electrónicos son los objetos más habituales a empeñar en caso de tener una situación económica complicada. Empeña tu auto sin dejarlo, es una nueva posibilidad para obtener una liquidez rápida.

Cualquier vehículo se puede empeñar en las distintas casas, pero para ello es aconsejable pararse detenidamente a comparar y revisar las condiciones que le ofrece cada empresa, no sólo hay que estar atento a lo más común en estos casos que son los intereses y comisiones, también hay que valorar la cantidad que se nos ofrece según sea el estado del vehículo que se quiera empeñar y asegurarte que vas a poder empeñar el coche y seguir utilizándolo.

Para poder obtener una buena oferta y que las casas de empeño tengan en cuenta el vehículo hay que conocer los principales y más habituales requisitos, como es que tenga una antigüedad máxima de 10 años, tener los documentos que acreditan la propiedad estén actualizados y en regla.

Aparte de los automóviles se pueden empeñar motocicletas, camionetas y equipo pesado, autos con daños e inclusive, legalizados, pero dependerá de cada establecimiento.

La opción más demandada e interesante por la utilidad es la de no dejar tu automóvil, a diferencia. En este caso el cliente se puede llevar el auto y lo puede seguir conduciendo de manera que no tendría que buscar otras opciones para sus desplazamientos.

Para obtener el máximo de la valoración que puede llegar hasta un 70% del auto en el momento de la operación es importante tener en cuenta que se va a valorar las condiciones en las que se deje el vehículo. Por ello la tasación de las casas de empeño tendrán muy en cuenta no sólo la antigüedad del modelo y los golpes y desperfectos que presente el coche.

No hay que olvidar que este tipo de préstamos son un tipo de producto financiero, lo que conlleva que hay que estar atento a la letra pequeña, y valorar los posibles sobrecostes de algunas condiciones adicionales que pudieran estar incluidas en el contrato del crédito. Como con cualquier tipo acuerdo hay que leer con calma y no apresurarse a la hora de firmar.

Este tipo de créditos tienen algunas ventajas que tenemos que valorar a la hora de pedir uno. Seguramente la más importante es que no se va a requerir información previa del las cuentas y del historial financiero del solicitante, y en el caso de no poder hacer frente a las cuotas y ser el automóvil la garantía del dinero prestado tampoco dejara rastro de la insolvencia en los registros de morosos.

Y como segunda ventaja también muy atractiva es la premura con la que se conceden, en pocas horas el solicitante podrá disfrutar del dinero en su cuenta, algo que sin duda buscan muchos de los clientes que acceden a este tipo de servicios.