Muere a los 88 años dramaturgo estadounidense Edward Albee

Edward Albee
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

«¿Quién teme a Virginia Woolf?» fue llevada al cine en 1966, con la actuación de Richard Burton y Elizabeth Taylor. El reconocido dramaturgo estadounidense Edward Albee murió el viernes a los 88 años en su casa de Long Island, cerca de Nueva York, según informó su portavoz.

Según su asistente, Albee falleció «tranquilamente tras una breve enfermedad». Según David Crespy, profesor de literatura y amigo del autor, este sufría problemas de salud desde que en 2013 fue operado del corazón.

Ganador de tres premios Pulitzer, Albee era uno de los dramaturgos contemporáneos más famosos de Estados Unidos y muchos críticos le consideran el más influyente de su época, conocido por trabajos como «¿Quién teme a Virginia Woolf?» (1961-62) y «Un delicado equilibrio» (1966).

«¿Quién teme a Virginia Woolf?», que le convirtió prácticamente en una estrella del teatro de la noche a la mañana, fue llevada al cine en 1966 protagonizada por Richard Burton y Elizabeth Taylor. Como en otros de sus trabajos anteriores, la obra criticaba sin piedad el modo de vida estadounidense, la falsedad de las convenciones sociales y sus fachadas morales.

Con un humor críptico, en sus trabajos describió el lastre de una generación desesperada, el miedo del ser humano a la soledad y cómo algunas familias estadounidenses se escondían y autoengañaban tras la fachada de una vida moderna. Para muchos, revitalizó la dramaturgia estadounidense y ayudó a conservarla como forma artística.

«Todos mis trabajos tratan sobre personas que pierden el barco, que terminan demasiado pronto, que llegan al final de sus vidas con remordimientos y cuestiones pendientes», dijo el autor en 1991 en una entrevista con «Times». «Creo que mucha gente pasa mucho tiempo viviendo como si nunca fuese a morir», añadió.

Consiguió los premios Pulitzer con «Un delicado equilibrio» («A Delicate Balance»), «Seascape» (1974) y «Three Tall Women» (1990-91), pero no por su obra más conocida, «¿Quién teme a Virgina Woolf?». El resultado de la ajustada votación que le privó del galardón por esta última hizo que varios miembros del jurado dimitiesen del mismo.

Albee también fue galardonado con el premio Tony por las más de 30 piezas dramáticas que escribió a lo largo de su carrera.

Hace años, antes de someterse a una complicada operación quirúrgica, escribió una nota que debía darse a conocer en caso de su muerte. «A todos los que hicisteis mi vida tan maravillosa, emocionante y plena, mi agradecimiento y todo mi amor».

«Era el corazón de la dramaturgia estadounidense», afirmó su amigo y profesor en la Universidad de Missouri David Crespy. «Era nuestra alma, nuestra conciencia. Protegió nuestro arte más que ningún otro escritor que conozca», añadió. «Es como perder a mi padre, no puedo imaginarme un mundo sin él».