Condenan a siete años y medio de cárcel al hombre que propuso asesinar a Pedro Sánchez

Audiencia Nacional

Audiencia Nacional.

La Audiencia Nacional ha condenado a siete años y seis meses de cárcel a Manuel Murillo, el hombre que propuso terminar con la vida del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al tiempo que ha destacado su “fijación inquebrantable” y su “voluntad de dar fin a la vida” del jefe del Ejecutivo “para producir un cambio en la situación política española”.

En una sentencia, recogida por Europa Press, la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal impone a Murillo dos años y seis meses por un delito de homicidio en grado de proposición y cinco años de prisión por depósito de armas de guerra. Además, le condena a ocho años de privación del derecho a la tenencia y porte de armas.

El fallo se remonta al inicio de las amenazas, fijado en la participación de Murillo en el grupo de WhatsApp ‘Terrasa por España’ en el que, a partir de junio de 2018, comenzó a publicar mensajes en los que se manifestaba en contra de la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos.

Ya en ese momento, el acusado lanzó sus primeros avisos: “Si es preciso me voy a ir armado y me sentaré en la tumba de Franco y si se me acercan disparo. Si tocan a Franco sugiero que empiece la guerra otra vez por nuestro honor (…) Y esta vez no dejaremos ni uno”.

Esos mensajes fueron virando hacia un objetivo claro con el paso de los meses. “Al Sánchez hay que ir a cazarlo como un cuerno (ciervo) y poner la cabeza en la chimenea. Tantos cazadores en España y ninguno tiene cojones. Solo matan pobres animalitos que no rompen España, a este sí que hay que cazarlo”, sostenía en sus mensajes en el citado chat.

Como recuerdan los magistrados, Murillo “fue interiorizando que la solución para producir un cambio en la situación política española pasaba por causar la muerte del presidente del gobierno, para lo que se empeñó en requerir ayuda para llevarlo a cabo”. Así las cosas, se llegó a mostrar consciente en sus mensajes de que para “volar cabezas” había de haber “más organización” con tal de causar “terror”.

Además de sus manifestaciones, el tribunal ha valorado como circunstancia de la alta peligrosidad de Murillo todas las armas que le fueron incautadas: en total, 13 reglamentarias y 7 prohibidas, entre las que se encuentra un arma de guerra, el fusil CETME que hasta hace bien poco fue el arma insignia del ejército español.

Sin embargo, y a pesar de su considerable arsenal y sus constantes amenazas, la Sala destaca lo improbable de que lograse “atentar contra la vida del presidente del Gobierno”. “La ideación del acusado estaría próxima a lo descabellado y por ende ante una propuesta no creíble ni en consecuencia factible”, reconocen los magistrados, detalla la mencionada agencia.