Compras de bonos del BCE: ¿a quiénes beneficiarán en esta ocasión?

Christine Lagarde, nueva presidenta del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Banco Central Europeo (BCE) reinició ayer de nuevo el anunciado programa de compras de bonos, un manguerazo con el que la institución, a partir de ahora bajo el mando de Christine Lagarde, intenta revivir la inflación y el crecimiento económico. Sectores como el del automóvil o las utilities podrían ser los más beneficiados, mientras que los analistas advierten de que puede suponer un aumento de las denominadas empresas zombie.

“Mucho ha cambiado el terreno de los bonos corporativos desde que QE estuvo en vigor por última vez”, señalan los analistas de Bank of America Merrill Lynch en un informe. El crecimiento de los mercados de crédito durante este 2019 significa que el Universo Elegible para este programa de compra (CSPP) es hoy de 855.000 millones de euros, dando vía libre al BCE para realizar compras durante varios años.

Según destacan los autores del informe, hay también variaciones en cuanto a los sectores que podrían verse beneficiados por este programa, respecto a su predecesor. “Las utilities son, con mucho, el sector más grande ahora (160.000 millones, 19%), lo que debería significar una oferta constante por sus bonos por parte de los bancos centrales”. Por el contrario, “el comercio minorista se ha convertido en un pequeño sector de CSPP, a pesar de ser económicamente sensible, es decir, que posiblemente necesita un poco de QE”.

Aun así, a corto plazo los expertos de Bank of America Merrill Lynch anticipan que “el BCE necesitará comprar sectores que han sido emisores prolíficos este año, para ayudar a que su cartera de crédito vuelva a ser neutral. Por lo tanto, pensamos que beneficiará a los sectores del automóvil, los bienes raíces y la atención médica”.

Otro factor a tener en cuenta es que este programa “significa que los mercados deben estar más atentos al rápido crecimiento del crédito y sus consecuencias en los próximos años”, alertan los analistas del banco estadounidense, que alertan de que “en Europa vemos señales de que las compañías ‘zombies’ están nuevamente en aumento”.

Al mismo tiempo, “el número de bonos en dificultades en la alta rentabilidad europea está aumentando a pesar de los billones de activos de rendimiento negativo que causan sed de rentabilidad”. Eso sí, “no creemos que QE2 vaya a rescatar a las compañías débiles en la medida en que lo hizo QE1, y esto, creemos, es una buena noticia para la capacidad de inversión del crédito europeo en los próximos años”.