Competencia da luz verde con condiciones a la fusión de Bankia y CaixaBank

Caixabank Bankia

CaixaBank y Bankia.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha autorizado la fusión por absorción de Bankia por CaixaBank en primera fase. La operación, afirma, “está subordinada al cumplimiento de los compromisos” presentados por esta última, “dando lugar a la fusión de la tercera y la cuarta entidad bancarias del país”. La entidad resultante será la líder en el mercado de servicios bancarios, “concretamente en todos los segmentos de banca minorista”, apunta Competencia.

La CNMC señala, además, que más allá del mercado de servicios bancarios, “la fusión afecta también a los mercados de emisión de tarjetas, TPV y mercado de cajeros, así como a la producción y distribución de seguros y la gestión de planes y fondos de pensiones, en los que las partes están simultáneamente presentes”.

Tras el análisis de todos estos mercados, el organismo ha concluido que la operación “no supondrá una amenaza para la competencia efectiva en los mercados de banca corporativa, banca de inversión, factoring, tarjetas, TPV, producción y distribución de seguros y gestión de fondos y planes de pensiones”. “Y ello”, continúa, “porque, en estos mercados, o bien las cuotas resultantes no son preocupantes o bien la adición de Bankia es reducida”. Ante esto, señala que “no se produce una modificación relevante de la estructura competitiva de mercado previa a la operación, y existe presión competitiva suficiente en todos ellos”.

“Sin embargo, el análisis realizado concluye que la operación supone una amenaza para la competencia efectiva en determinados ámbitos del mercado de banca minorista”. Según la CNMC, “así, para el mercado de sucursales, además de realizar el análisis a nivel nacional y provincial, y a la vista de los elevados índices de concentración derivados de la operación en determinadas provincias, se ha llevado a cabo un análisis local”. En él ha identificado “todos aquellos códigos postales en los que las partes solapan sus actividades, realizando un exhaustivo análisis de cuotas de mercado y número de competidores existentes en los entornos locales más afectados, considerando isócronas de 1,5 Km de distancia desde las sucursales de la entidad fusionada”.

Como resultado del mismo “se han identificado 86 códigos postales en los que la entidad resultante quedará, bien en una situación de monopolio (la nueva entidad será la única entidad bancaria presente en 21 CCPP) o en situación de duopolio expuesta a débil presión competitiva, en un radio de 1,5 kilómetros desde la sucursal en otros 65 CCPP”.

“Tras comparar productos y condiciones ofrecidas en los distintos segmentos de mercado por ambas entidades y sus principales competidores”, Competencia ha concluido que “la nula o reducida presión competitiva en estas zonas otorgará a la entidad resultante un elevado poder de mercado que podría influir en su comportamiento, con posibles efectos adversos para los consumidores ubicados en dichos CCPP”.

En particular, apunta a “un riesgo de exclusión financiera en aquellos lugares donde estén presentes únicamente las partes, debido a la posibilidad de cierre de las oficinas bancarias presentes en dichas zonas tras la fusión”.

Compromisos adoptados

La CNMC asegura que, “a la vista de los problemas identificados”, las partes han propuesto una serie de compromisos a los que queda subordinada la operación. “En relación con los riesgos de exclusión financiera y el posible endurecimiento de comisiones y condiciones comerciales”, CaixaBank se ha comprometido a lo siguiente:

-No abandonar, salvo en supuestos excepcionales sujetos a autorización previa de la CNMC, ningún municipio en el que actualmente esté presente una de las partes (o ambas) y no haya ninguna oficina competidora con el fin de evitar la exclusión financiera en dichos municipios.

-En los 21 CCPP en que CaixaBank se quedará en situación de monopolio, mantener a los clientes de Bankia las mismas condiciones y términos que tengan actualmente suscritos en sus productos. Ello se garantiza durante un período de 3 años.

-Ofrecer sus productos, en el resto de CCPP identificados como problemáticos (65), en condiciones sustancialmente iguales o no peores a las ofrecidas por CaixaBank en los tres códigos postales con mayor exposición de esta entidad a competidores durante 3 años.

-No cobrar, en ninguno de los 86 CCPP identificados como problemáticos, comisiones a los clientes procedentes de Bankia, por realizar una operación en ventanilla cuando esa operación hubiese sido gratuita de acuerdo con las condiciones ofrecidas por esta entidad en la fecha de autorización de la operación durante 3 años.

Estos son algunos de los compromisos adquiridos, a los que hay que añadir otros en relación con los riesgos derivados de una posible ruptura de los acuerdos existentes entre Bankia e ING, por un lado, y con EURO6000 y Banco Sabadell, por otro, para el uso de sus cajeros automáticos.