“Como vamos viendo, vamos yendo”

Flechas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hay frases ingeniosas que llegan para quedarse

No es solo la frase de un pintoresco personaje de una novela televisiva venezolana. En serio, es el catecismo del político a superar. En procesos de cambio, nada mejor que la claridad de miras al largo plazo y la firmeza en su logro.

Como la frase es venezolana, recurro a un ejemplo también venezolano

Venezuela muestra en su historia política del Siglo XX dos transiciones a la democracia frustradas. La última –iniciada en finales de los ´50 del siglo pasado- inició su caída con el abandono temprano del pacto que la presidió.

Sin ser perfecto era un pacto con normas y un “Programa Mínimo”

Al pacto lo retrató el Profesor Karl, de Harvard: “un pacto para hacer pactos”. Casi un retrato de Sísifo. En estas cosas del largo plazo, los personajes pasan; pero, las metas y procuras principales deben permanecer.

Lo que inició en 1958 murió en 1968. Lo acabó uno de sus suscriptores

En 1968 no solo no había una democracia consolidada, sino que estaba afectada por turbulencias diversas, incluida la acción –esta vez, sí sostenida- de quienes después se lucrarían de su fracaso, refrendado en 1998.

Del ´68 al ´98 venezolanos hubo una evidente “Transición Retrógrada”

No lo dice la Ciencia Política nacional. La gran mayoría habla de puntofijismo en un proceso que desde al menos en el ´68 había perdido su preceptiva. Eso fue grave. Pero, más aún, no completada la transición, no tener un émulo similar.

Venezuela botó la brújula y la sustituyó por el olfato

“Como vamos viendo, vamos yendo”. No se sabe si faltó un oculista, o un oráculo como Betancourt, o mejor. En realidad eran nuevos tiempos y no hubo un previsor a lo noruego. O mejor.

A falta de olfato y desdén por las exigencias transicionales se nos fue la vida

Cuando Carlos Andrés II quiso –con una metáfora distinta- iniciar un ciclo virtuoso, lo hizo sin una condición esencial en nuestro concepto de transición: la amplitud de los acuerdos que la viabilicen y mantengan. Eso ya lo hemos referido.

Como no vimos bien, llegamos a lo que llegamos

“Aquí estamos y aquí seguimos”. Cuento corto de una ya larga historia triste. Que sigue. Cambio la expresión que titula: “como vamos viendo, deberíamos plantearnos corregir”. No con lo mismo, sino con un concepto mejor. Así sí iríamos al paraíso.