Cómo preparar tu cartera para un Brexit duro o negociado

Brexit
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La primera ministra británica, Theresa May, ha asegurado, tras la cumbre Europea celebrada la semana pasada, que el 95% de los asuntos tratados en la negociación con la UE en torno a la salida de Reino Unido están ya acordados, quedando aún pendiente el punto más conflictivo, el de la frontera de Irlanda del Norte. Este escollo y la posibilidad de que el periodo de transición del Brexit se extienda hasta diciembre de 2020 continúa generando incertidumbre y, por ello, los inversores deben preparar su cartera frente a todas las posibilidades de resolución intentando aprovechar las oportunidades que se presenten.

Lo prudente, según Mike Amay, gestor de carteras de Pimco, es contemplar las coberturas de cartera adecuadas frente a un Brexit duro. “En un escenario de este tipo, estimamos que los rendimientos de los bonos británicos podrían reducirse entre 25 y 40 puntos básicos, la libra esterlina probablemente se depreciaría entre un 5% y un 10% y la deuda de los bancos comerciales del Reino Unido se vería sometida a una mayor presión”, apunta este experto. Asimismo, “las clases de activos tales como los valores inmobiliarios comerciales seguramente también experimentarían una caída en su liquidez debido a la incertidumbre económica”, añade.

En cuanto a las carteras con activos británicos menos líquidos, Amay considera que “la libra esterlina es una herramienta sólida para cubrir el riesgo global de la cartera ya que, no solo es sensible al riesgo del Brexit, sino que también es altamente líquida”. “De este modo, los gestores de cartera pueden tratar de reducir la volatilidad de la cartera a corto plazo sin verse obligados a negociar con valores menos líquidos de la cartera”, explica.

Por otro lado, la gestora apunta que algunos participantes del mercado prevén que el ciclo monetario del Reino Unido se detenga (o incluso se invierta) en caso de que se produzca un Brexit disruptivo. Esta sería la explicación de que en el mercado de renta fija los yields del Reino Unido se hayan mantenido muy próximos a los yields en euros, a pesar de que el Reino Unido ya ha comenzado su ciclo de subida de los tipos de interés. “Por lo tanto, en lugar de seguir la evolución de los mercados estadounidenses y europeos, los rendimientos del Reino Unido han seguido la de las zonas en las que aún no ha comenzado el ciclo de ajuste”, apunta Amay.

Asimismo, la libra esterlina está entre un 5% y un 10% por debajo de su valor razonable a largo plazo, lo que Pimco atribuye principalmente al riesgo del Brexit. “Y cuando observamos el mercado de deuda corporativa en libras esterlinas, aunque la mayoría de los sectores industriales del Reino Unido cotizan al mismo nivel que sus homólogos, los bancos del Reino Unido siguen negociando con una prima de rendimiento, que de nuevo imputamos al riesgo del Brexit. Los bancos del Reino Unido operan en uno de los sistemas financieros más regulados del mundo y presentan algunos de los ratios de capital más elevados del sector”, recuerda Amay.

Brexit acordado

No obstante, la hipótesis central de Pimco estriba en un Brexit acordado con la UE, resultado de la cooperación para las negociaciones en curso, en el sentido de que tanto el Reino Unido como la Unión Europea puedan firmar el acuerdo de transición que amplía las negociaciones hasta diciembre de 2020. “Creemos que existen alicientes para que ambas partes acepten la transición: en el caso de la UE, garantizaría que el Reino Unido contribuya a los presupuestos de la UE hasta el final del periodo fiscal actual en diciembre de 2020 y, en el caso del Reino Unido, atenuaría el riesgo de una separación perturbadora en tan solo cinco meses, un acontecimiento para el cual es improbable que la economía esté totalmente preparada”, señala el gestor de Pimco.

Pimco percibe un mayor riesgo de un Brexit perturbador en diciembre de 2020 y no tanto en marzo de 2019. “En este sentido, consideramos que una gestión prudente del riesgo debe sopesar todas las posibilidades”, indica Amay.

Sea como sea, señala Pimco, “los mercados siguen ofreciendo a los participantes tanto un margen de beneficio, si su opinión sobre el Brexit resulta correcta, como una oportunidad suficiente para cubrir los riesgos no deseados si su evaluación de las perspectivas cambia”.