China reitera que la visita de Pelosi a Taiwán tendrá una respuesta contundente

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi

China reafirmó este martes que su respuesta será contundente, si la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, llega a visitar Taiwán.

«Seguimos de cerca el itinerario de Pelosi y si EEUU actúa ignorando la opinión de los demás, China no dudará en tomar medidas enérgicas, contundentes para defender su soberanía e intereses de seguridad», advirtió la portavoz del Ministerio de Exteriores, Hua Chunying.

Hua reiteró que Pekín se opone resueltamente al separatismo, la secesión de Taiwán y la injerencia externa, y que «jamás dejará un margen de maniobra a las fuerzas que abogan por la independencia de Taiwán».

La diplomática calificó de «inquebrantable» la voluntad de los más de 1.400 millones de chinos para la reunificación de su patria.

El programa oficial de la gira asiática de Nancy Pelosi prevé escalas en Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón, si bien algunos medios no descartan que haga una breve visita a Taiwán.

El periódico taiwanés China Times avanzó que Pelosi, acompañada de cinco congresistas demócratas, llegará esta noche de Malasia a Taiwán, para reunirse el miércoles por la mañana con altos cargos locales antes de proseguir el viaje.

Pekín exigió a Washington que cancele la visita de Pelosi a Taiwán y cese los contactos oficiales con la isla rebelde.

El pasado 26 de julio, el portavoz del Ministerio de Defensa chino, Tan Kefei, prometió que el Ejército de Liberación Popular no se quedaría de brazos cruzados si Pelosi efectúa la visita a la isla.

Los vínculos entre China y la isla de Taiwán se rompieron en 1949 después de que las fuerzas del partido nacionalista Kuomintang, encabezado por Chiang Kai-shek, sufrieran una derrota en la guerra civil contra el Partido Comunista y se trasladaran a ese archipiélago.

Las relaciones entre Taiwán y la China continental se restablecieron solo a nivel empresarial e informal a finales de la década de 1980.

La política fundamental del Gobierno chino respecto a Taiwán es la reunificación pacífica bajo el principio «un país dos sistemas».