Casi 60.000 test comprados por el Gobierno eran defectuosos

Pedro Sánchez, Salvador Illa y Fernando Simón
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los test defectuosos adquiridos por el Ministerio de Sanidad no son solo los 9.000 que se habían destinado a la Comunidad Madrid para combatir el coronavirus. Según la SER, hubo otros 50.000 del mismo fabricante chino que se retiraron sin haber sido distribuidos.

El Gobierno ha eludido desvelar el nombre de la proveedora española que compró esos test a Shenzhen Bioeasy Biotechnology, una empresa que tal y como dejó claro la embajada de China en España, carece de licencia para vender esos productos y no está entre las que recomienda su gobierno.

Sanidad no ha roto el contrato y, por lo tanto, será esa misma empresa china la que sustituya los test retirados. Moncloa, destaca el mencionado medio, insiste en que actuó correctamente porque los test llegaron con todos los certificados europeos en regla y que fue al validarlos en el Instituto Carlos III cuando comprobaron que fallaban y se dio la orden de retirada.

El Gobierno ya ha devuelto a Shenzhen Bioeasy Biotechnology el lote de 9.000 test rápidos que, según Sanidad, no reúnen los requisitos mínimos de fiabilidad. El departamento de Salvador Illa aseguró el jueves que adquirió el material a través de un proveedor nacional y que contaban con la homologación de la UE.