Carrefour factura 2.355 millones en España en el segundo trimestre, un 9,8% más

Supermercado de Carrefour
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Carrefour registró una facturación neta en España durante el segundo trimestre de 2.355 millones de euros, lo que equivale a un incremento del 9,8% en comparación con el mismo periodo del año pasado, según las cuentas publicadas por el grupo francés este martes.

«En España, en un mercado en aumento por la menor tendencia a comer fuera de casa, Carrefour se benefició de su elevado atractivo, incluyendo en los hipermercados, y confirmó su excelente ímpetu. Las ventas de alimentación ‘online’ se duplicaron. La constante atención a la satisfacción del consumidor siguió valiendo la pena», ha explicado Carrefour.

En el conjunto de los primeros seis meses de 2020, la facturación de Carrefour en España creció un 8,3%, situándose en 4.636 millones de euros, más del doble que Italia y Bélgica, los otros dos países principales de la empresa aparte de Francia.

A nivel de grupo, Carrefour registró un beneficio neto de 73 millones de euros hasta el pasado mes de junio, frente a las pérdidas netas de 390 millones de euros contabilizadas durante los seis primeros meses de 2019.

«La crisis confirma la relevancia de nuestra estrategia multiformato y multicanal, así como la fortaleza de nuestros activos comerciales, procedentes de tres años de rápida transformación», ha indicado el presidente y consejero delegado de Carrefour, Alexandre Bompard.

Asimismo, el ejecutivo ha subrayado que en el trimestre nombró a nuevos responsables para los mercados de Francia, España, Italia y Polonia para centrarse más en los clientes y en la «excelencia operativa».

La facturación total alcanzó los 34.265 millones de euros, un 1,8% menos. De esa cifra, 16.357 millones procedieron de Francia, un 2,6% menos, al tiempo que en el resto de Europa crecieron un 2,6%, hasta 10.246 millones de euros. De su lado, en Latinoamérica los ingresos se redujeron un 7,9%, al tiempo que en Asia crecieron un 12,1%, hasta 1.092 millones de euros.

El coste de los productos vendidos se redujo un 1,7%, hasta 27.612 millones de euros, mientras que los gastos de venta, generales y administrativos se situaron en 5.700 millones de euros, un 5,2% menos.