Carmena baraja crear nuevas empresas públicas tras librarse del control de Hacienda

Carmena, Castaño e Higueras.
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena ha cumplido con la regla de gasto impuesta por el Plan Económico-Financiero (PEF) 2017-2018. Por primera vez en siete años, el consistorio estará libre del control de Hacienda y podrá decidir exclusivamente el reparto presupuestario.

A falta de la liquidación del presupuesto de 2018, que se llevará a cabo, previsiblemente, a comienzos de marzo, el Área de Economía del ayuntamiento adelanta que las cuentas reflejarán un superávit de más de 1.000 millones de euros.

A ese hecho se une la enorme disminución de deuda municipal que ha llevado a cabo Ahora Madrid desde que gobierna la ciudad. Desde 2014, último ejercicio completo de Ana Botella al frente de la alcaldía, Madrid ha reducido en un 54,5% su deuda (3.233 millones de euros menos).

El éxito financiero de la gestión, primero de Carlos Sánchez Mato al frente de Economía, y posteriormente de Jorge García Castaño, ha provocado que el consistorio se libre en los próximos meses – cuando se apruebe la liquidación presupuestaria – del control que ejercía Hacienda sobre sus cuentas desde 2011, cuando Alberto Ruíz Gallardón cerró el curso con un déficit de 754 millones.

La alcaldesa, Manuela Carmena, acompañada por el delegado de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, han recordado que “hubo quienes decían que no íbamos a saber gestionar, que iba a ser un caos. Pues bien, ha pasado todo lo contrario”.

El delegado de Economía ha destacado el “equilibrio y armonía” de las cuentas. Si bien no han alcanzado las cifras de ejecución de los gobiernos de Gallardón, han conseguido aumentar el gasto social, reducir deuda y generar un superávit que irá destinado a incrementar las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS)

Durante 2018, la ejecución total de IFS llegó a los 271 millones de euros (en más de 1.200 proyectos), lo que representa un 80 % más que el ejercicio anterior (150 millones) y casi nueve veces más de lo ejecutado en 2014 (30 millones).

Además de IFS, el consistorio se plantea crear nuevas empresas públicas. De hacerlo, será a partir de marzo, una vez que se liquide el presupuesto de 2018.