Camps y Granados aprovechan su ‘visita’ al Congreso para hacer gala de su lealtad al PP

Francisco Granados comparece en Comisión

Las reuniones de la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP se han convertido en sinónimo de espectáculo. En especial tras las comparecencias de las últimas semanas. Tanto Francisco Camps como Francisco Granados han convertido su cita con el Congreso en todo un ‘show’ en el que, más allá de negar la existencia de cuentas en ‘b’, han aprovechado para hacer gala de su lealtad hacia el Partido Popular.

“Siendo militante del PP o no siendo militante del PP siempre seré votante del Partido Popular”, afirmó la semana pasada el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps en esta comisión preguntado por si seguía teniendo el carné de la formación conservadora. Camps, que dijo no tener noticias de que ya no sea afiliado del PP, escenificó en la Cámara baja su compromiso con el partido.

“Yo seré leal a este partido y a las ideas que defiende siempre, independientemente de las circunstancias que esté viviendo en cada momento”, dijo el exjefe del Ejecutivo autonómico, que anunció que seguirá pidiendo el voto por Mariano Rajoy. Y lo hará, con carné o sin carné. Y es que, tal y como destacó, él lleva en el PP “antes que las siglas del PP”.

Sus referencias en torno a “mi partido” y a “mis compañeros” no cesaron a lo largo una comparecencia que también aprovechó para destacar que siente el “cariño” del PP, así como “el del presidente (Mariano Rajoy), de la secretaría general (María Dolores de Cospedal) y de la ejecutiva”.

Lo que era una comparecencia en una comisión para investigar la presunta financiación ilegal del Partido Popular recordó más a uno de los tantos mítines que Camps dio en su día con la plana mayor del PP. Y es que, no faltaron las frases para pedir el voto por los populares.

Esta situación se repitió este martes. Misma expectación, mismo escenario (la Sala Ernest Lluch del Congreso) y similar discurso. El exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados, al igual que Camps, se refirió al Partido Popular como “mi partido”. Y eso que fue expulsado de él en octubre de 2014. A pesar de ello, y lejos de usar la Cámara para arremeter contra Génova, aseguró que no tiene “nada que reprocharle al PP”. Bueno sí, su “expulsión exprés”, que achacó a “cosas del centro derecha”.

Además de dejar claro que nunca se consideró ni la mano derecha ni la mano izquierda de Esperanza Aguirre, con quien fue consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, así como secretario general del PP regional, Granados cargó contra los grupos. Contra todos, menos el PP. En su opinión la comisión ante la que estaba compareciendo está “más encaminada a dilapidar al PP y al linchamiento del PP” que a investigar qué pasó con las cuentas y cuyas conclusiones están redactadas de antemano. Un discurso que lleva defendiendo el PP incluso antes de que esta comisión se pusiera en marcha.

Por no atacar, Francisco Granados no dijo nada de Cristina Cifuentes. El exsecretario general de los populares de la región rechazó incluso dejarle una pregunta a la presidenta de la Comunidad de Madrid, que comparecerá ante este mismo órgano el 20 de marzo. “Creo que es imposible que yo le pregunte a Cifuentes algo cuya respuesta supusiera hacer un daño a mi partido”, respondió al respecto. Un día después de la cita de esta última con la Cámara Granados tendrá que acudir a los juzgados a raíz de la querella que presentó contra él. Precisamente, este último recibió la notificación de la citación a las puertas del Congreso tras su comparecencia.