Calviño anticipa que el Gobierno tendrá que seguir tomando medidas contra el alza de precios de la energía

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, comparece ante la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. - Congreso

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha anticipado este jueves que, a corto plazo, el Gobierno tendrá que seguir tomando medidas para amortiguar el impacto del alza «desproporcionada» de los precios del gas en los mercados internacionales, ya que «todavía va a durar un cierto tiempo».

En una entrevista al programa ‘Al Rojo Vivo’ de ‘La Sexta’ recogida por Europa Press, la vicepresidenta económica del Gobierno ha explicado que «todas las previsiones» apuntan a que todavía hay por delante unos meses en los que los precios de los mercados mayoristas van a estar muy altos.

No obstante, en el medio plazo, Calviño ha asegurado que las perspectivas son «muy positivas», gracias a la aceleración en el despliegue de las energías renovables, que no solo es la más limpia, sino también la más barata.

UN ALZA DE LA INFLACIÓN MAYOR DE LA PREVISTA

Tras conocer este jueves que la inflación se disparó hasta el 5,5% en octubre, su tasa más alta en 29 años, por la electricidad, Calviño ha señalado que este alza se corresponde con la recuperación económica, aunque ha reconocido que es «mayor de la que se preveía» a causa del alza de los precios de la energía, que es un tema que ya ha admitido que «le preocupa» porque puede suponer una cierta ralentización de la recuperación económica.

Pero en cuanto a los datos de los precios y de la inflación del 5,5%, la vicepresidenta ha recordado que el año empezó con un 0% y que ahora hay un crecimiento intenso y todos los organismos prevén que se trate de un «fenómeno transitorio, que no debería tener un impacto estructural».