CaixaBank promete “dejarse la piel” para llegar a un acuerdo con los sindicatos sobre el ERE

Jordi Gual y Gonzalo Gortázar
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“Vamos a dejarnos la piel para llegar a un acuerdo con los representantes de los trabajadores”. Así lo ha prometido hoy el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, en respuesta a las preguntas de los accionistas durante la celebración hoy de la junta general del banco en Valencia. El banquero ha defendido la “necesidad” de acometer los ajustes que actualmente se negocian con los sindicatos para “anticiparse al futuro”.

El expediente de regulación de empleo (ERE) que actualmente negocia con los sindicatos ha sido uno de los factores que han marcado la celebración de la junta de accionistas. No sólo un grupo trabajadores se ha manifestado a las puertas del Palacio de Congresos de Valencia, sino que los sindicatos han aprovechado la ronda de preguntas para mostrarse muy críticos con la dirección. La entidad tiene sobre la mesa un ajuste de 2.157 trabajadores, aproximadamente un 7% de la plantilla, el cierre de 793 oficinas (el 18% de la red) y medidas de movilidad geográfica.

El consejero delegado de CaixaBank ha valorado que “necesitamos ser realistas”. “La situación es compleja, con una transformación del negocio y márgenes muy bajos”, ha recordado. “La rentabilidad es de un 9,3% y está en el mínimo razonable para una entidad financiera” y “la eficiencia es fundamental y necesaria para que la institución prospere”.

“Esta institución se ha destacado siempre por anticiparse. Tenemos que tomar medidas ahora”, ha insistido Gortázar, para quien es necesario “pensar en el futuro”.

El banquero ha reconocido que “la negociación, como es lógico, es complicada”. No obstante, “tengo el objetivo de llevarla a buen puerto. Vamos a dejarnos la piel para llegar a un acuerdo con los representantes de los trabajadores”. En ese sentido, Gortázar ha hecho un llamamiento a los sindicatos a “trabajar conjuntamente para aunar los puntos de vista diferentes”.

En una línea similar se ha expresado el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, que ha recordado la “enorme presión competitiva derivada de unos tipos de interés inauditos y de unos crecimientos de volúmenes inexistentes. Si a esto se une la llegada de las nuevas tecnologías y los cambios de hábito es evidente que las entidades financieras debemos actuar”.

“El éxito del año 2018 no garantiza el futuro”, ha respondido a las críticas de los sindicatos, que ha señalado que el objetivo es “asegurar el empleo y la generación de renta y riqueza para años futuros. Es importante anticiparse”. “Sería irresponsable no hacer al principio del plan los cambios necesarios para que sea un éxito y se cumplan los objetivos”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish