CaixaBank no se pone fecha para llegar a un acuerdo con los sindicatos para el ERE

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

CaixaBank no se pone fecha por el momento para llevar a cabo el ajuste de plantilla que ha comenzado a negociar con los sindicatos, y que afectará en principio a 1.257 empleados del grupo. Así lo ha puesto de manifiesto el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, durante la rueda de prensa posterior a los resultados del banco, en la que ha comparecido junto al presidente Jordi Gual.

Gortázar ha apostado por llegar a un acuerdo “lo antes posible” porque “tenemos mucho que hacer y mucho trabajo por delante”. Pero tal y como ha recordado, “en una negociación hay dos partes” y “nos parece más importante que se llegue a una solución satisfactoria que poner una fecha límite”. En ese sentido, “por supuesto vamos a buscar y buscaremos llegar a un acuerdo”. “Sabemos que no es un proceso fácil, pero la tradición de esta casa es llegar a un acuerdo y dejarnos la piel en ello”, ha recordado, aprovechando además para pedir a los sindicatos “que hagan lo mismo”.

“Nuestro pasado nos avala”, ha apostillado por su parte Gual, que considera que el ERE planteado es un “ejercicio de prudencia”, ya que servirá para “anticipar acontecimientos y estar en el futuro en una mejor situación”. “Ante el cambio digital y en un entorno de tipos bajos es obligado repensar la red de oficinas para atender mejor a los clientes con todas las tecnologías que nos permite el entorno actual”, ha añadido el presidente.

Gortázar también ha insistido en esa idea al hacer un llamamiento a “aceptar una nueva realidad” con el cambio del modelo de negocio de la banca hacia los canales digitales. Asimismo, ha apostado por “tomar las decisiones ahora que es un año razonablemente bueno”.

El ERE afectará en principio a 2.157 empleados, si bien la entidad todavía no ha avanzado detalle alguno sobre las condiciones del ajuste. Por el momento, los sindicatos han exigido que todas las salidas se realicen con carácter voluntario, especialmente a través de prejubilaciones. A tal respecto, Gortázar no ha querido entrar en medidas específicas, si bien ha reiterado que “haremos lo posible e imposible” para llegar a un acuerdo.

Lo que sí ha descartado por completo es que pueda ajustarse el salario de los trabajadores que se queden en el banco. “No se contempla en ningún caso”, ha zanjado a preguntas de los medios. La entidad también se ha comprometido a mantener abiertas las sucursales en los municipios más pequeños, aquellos en los que hay un mayor riesgo de exclusión financiera. “Mantener nuestra red rural ha sido un grandísimo acierto”, ha valorado. “Es una estrategia imbatible y que no nos cuesta dinero”.