CaixaBank no se arrepiente de haber trasladado su sede a Valencia: “Fue la decisión acertada”

Caixabank Sede de Valencia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha defendido que “en ningún caso hubo sobrerreacción” en la decisión del banco de trasladar su sede de Barcelona a Valencia por las turbulencias políticas en Cataluña. “La entidad estaba obligada a garantizar la seguridad jurídica y del negocio” a los accionistas y clientes, ha apuntado, “y surtió efecto, porque la reversión del proceso fue inmediata”.

Durante la rueda de prensa posterior a la presentación de resultados, Gual ha valorado que “fue una decisión difícil pero acertada”. Si bien ha reconocido que “a algunos clientes les pudo disgustar desde la perspectiva emocional”, la “obligación fundamental” de CaixaBank era garantizar el acceso a la liquidez del BCE, así como la seguridad de los depósitos y los ahorros.

En línea con el traslado, la salida de depósitos en otoño por las turbulencias políticas en Cataluña ha sido otro de los temas recurrentes de la rueda de prensa. Aunque el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, ha reconocido que en el cuarto trimestre se redujeron en 700 millones de euros (un 0,2%) los recursos de clientes, en el conjunto del año, “que es lo más relevante”, se registró un aumento de 10.600 millones. A principios de octubre se vivieron “salidas moderadas y un nivel de preocupación creciente, pero una decisión conocida”, ha señalado el consejero delegado en referencia al traslado de la sede a Valencia, “ayudó a estabilizar la situación” y posteriormente a recuperar la senda de crecimiento.

Respecto a estos recursos, Gortázar ha apuntado que “lo que más crece son los productos fuera de balance”, por el escenario de bajos tipos de interés que ha alejado a los clientes de los depósitos tradicionales. En ese sentido, ha defendido el nivel de asesoramiento que ofrece CaixaBank a los clientes para que gestionen sus ahorros a largo plazo. “Tenemos que ayudarles”, ha explicado. De cara al futuro, ha valorado que puede registrarse una vuelta a los depósitos a plazo de parte de este dinero trasladado fuera de balance, “pero un cliente que haya sido asesorado bien no necesariamente va a volver a los depósitos una vez que suban los tipos interés”

Más allá de las cifras, el presidente Gual ha querido resaltar “el esfuerzo de toda la red comercial para afrontar unos momentos que fueron complicados”.

Respecto a las cláusulas suelo, Gortázar ha asegurado que hasta la fecha el banco ha devuelto 241 millones de euros del dinero de más que algunos clientes pagaron por sus hipotecas, aunque “obviamente el proceso todavía no ha acabado”. El banquero, que ha recordado que estas cláusulas “no las hemos vendido nosotros, las hemos heredado a través de operaciones corporativas”, ha defendido que CaixaBank ha desplegado un equipo de 250 personas dedicadas a analizar este asunto, que supone “una situación muy compleja” debido precisamente a este carácter de herencia.

El banco realizó una provisión de 625 millones de euros para hacer frente a este riesgo, una dotación que será suficiente para cubrir totalmente el proceso, ha asegurado Gortázar.

En su intervención inicial, Gual ha querido mostrar su “agradecimiento” a todos los empleados y directivos del banco que han conseguido “unos resultados magníficos” en un año que ha sido complicado. CaixaBank se anotó un beneficio atribuido de 1.684 millones de euros en 2017, un 60,9% más que en el ejercicio anterior, según ha comunicado la entidad, que ha destacado que es además el mayor resultado anual de su historia. Sólo en España, las ganancias del banco aumentaron un 44,1% hasta los 1.508 millones.