CaixaBank gana 4.181 millones hasta junio y espera más sinergias de la absorción de Bankia

La Caixa CaixaBank

CaixaBank. Autor: Jaime Pozas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

CaixaBank obtuvo en el primer semestre del año un beneficio ajustado sin extraordinarios asociados a la fusión de 1.278 millones de euros, frente a los 205 millones registrados en el mismo periodo del ejercicio anterior, que estuvo lastrado por las fuertes provisiones constituidas para anticiparse a los impactos futuros asociados a la Covid-19.

El resultado atribuido, que incluye únicamente la aportación de Bankia a partir del segundo trimestre, se sitúa en 4.181 millones de euros, incorporados los impactos extraordinarios asociados a la fusión. La integración supone una aportación positiva neta a efectos contables de 4.300 millones por el fondo negativo de comercio o badwill, y una negativa de 1.397 millones por el coste del proceso de reestructuración de personal y otros gastos asociados a la integración.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha destacado que la entidad “ha completado con éxito la primera fase de la fusión, después de presentar un muy buen resultado semestral y de haber alcanzado un acuerdo laboral para la reorganización de la entidad”.

Además, ha anunciado que “tras cuatro meses de intenso y fructífero trabajo de integración, hemos decidido revisar al alza los objetivos de ahorros de costes hasta los 940 millones anuales”, frente a los 770 millones calculados inicialmente.

Cuenta de resultados proforma

Tomando como referencia la cuenta proforma que suma los resultados de CaixaBank y Bankia, tanto en el primer semestre de 2020 como en el de 2021, sin considerar los aspectos extraordinarios relacionados con la fusión, el beneficio se sitúa en 1.343 millones de euros, frente a los 347 millones de euros de 2020. Con esta visión comparable, los ingresos core, 5.641 millones de euros, se incrementan un 1,2%.

El margen de intereses asciende a 3.275 millones de euros en el semestre (-2,3% respecto al mismo periodo de 2020). Este descenso se debe a la caída de los ingresos del crédito por la reducción de los tipos de interés, y al cambio de estructura de la cartera, con un mayor peso de los préstamos ICO y crédito al sector público, y una menor aportación de la financiación al consumo, efecto parcialmente revertido por una mayor apelación al BCE en mejores condiciones financieras.

Los ingresos por dividendos (152 millones de euros) incluyen los de Telefónica y BFA (Banco de Fomento Angola) por 51 y 98 millones de euros, respectivamente (50 y 40 millones en 2020). Los resultados atribuidos de entidades valoradas por el método de la participación (217 millones de euros) se recuperan en el contexto de la mejora de la pandemia (+79% respecto al primer semestre del ejercicio anterior y +45,1% respecto al primer trimestre de 2021).

En la partida de otros ingresos y gastos de explotación destaca, en el segundo trimestre de 2021, la aportación al FUR por importe de 181 millones de euros. En el mismo trimestre del año anterior se aportaron 171 millones.

El margen bruto, a pesar del incremento de los ingresos core y de participadas, se reduce un 0,6%, principalmente por los menores resultados de operaciones financieras (-68,4%) y las mayores cargas registradas en otros ingresos y gastos de explotación (+12,2%).

Los gastos de administración y amortización recurrentes bajan ligeramente (-0,6%), lo que refleja la gestión de la base de costes y la estabilidad en los gastos de personal (-0,2%). Este esfuerzo en la reducción de costes, junto con la evolución de los ingresos core (+1,2%), permite la mejora de la ratio de eficiencia core en 2,1 puntos porcentuales, hasta el 54,6% en los últimos 12 meses.

Finalmente, las dotaciones para insolvencias se sitúan en -451 millones de euros, frente a los -1.814 millones en el primer semestre de 2020, que incluía el registro de una dotación por -1.450 millones para anticipar impactos futuros asociados a la Covid-19.

El crédito bruto a la clientela se sitúa en 363.012 millones de euros, un 48,8% más en el año tras la integración del balance de Bankia. Por otro lado, la ratio de morosidad se mantiene estable en el 3,6% y la ratio de cobertura se sitúa en el 64%. El coste del riesgo (últimos 12 meses, incorporando Bankia en el segundo trimestre de este año) se sitúa en el 0,31%.

Respecto al capital, la ratio CET1 se sitúa en el 12,9%, por encima de las estimaciones previstas inicialmente en la integración. En el primer semestre, ha descendido un total de 77 puntos básicos -principalmente, por impactos derivados de la fusión y regulatorios-, que incluyen la evolución orgánica del semestre que ha aumentado 64 puntos básicos.

Nueva política de dividendos

El Consejo de Administración aprobó ayer la política de dividendos para 2021, estableciendo una distribución en efectivo entre los accionistas del 50% del beneficio neto consolidado ajustado por los impactos extraordinarios relacionados con la fusión con Bankia, pagadero en un único abono en el ejercicio 2022.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA