Bruselas se prepara para un Brexit duro y pide a Londres que se aclare

Michel Barnier, negociador de la UE para el Brexit
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Unión Europea se prepara para una salida sin acuerdo de Reino Unido del bloque común después de que ayer el Parlamento británico rechazase abrumadoramente el acuerdo del Brexit al que logró llegar la primera ministra británica, Theresa May. Así lo ha señalado hoy el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, que ha pedido a Londres que modifique sus ‘líneas rojas’ con el fin de alcanzar un nuevo pacto “más ambicioso”.

“Nuestra resolución es evitar ese escenario, pero tenemos también la responsabilidad de ser lúcidos. Esa es la razón por la cual vamos a intensificar nuestros esfuerzos para estar preparados para esta eventualidad”, ha apuntado sobre la posibilidad de un Brexit duro.

Para Barnier, que ha intervenido en un debate sobre el Brexit en el Parlamento Europeo, el riesgo de una salida caótica de Reino Unido de la UE es “más elevado que nunca” tras la votación de ayer, por lo que ha pedido al Gobierno británico que aclare cuanto antes cuáles cree que son los pasos a seguir para lograr una retirada “ordenada”. “Le corresponde a las autoridades británicas presentar hoy o mañana la evaluación del voto y al Gobierno británico, decir cómo quiere proceder para lograr una salida ordenada el 29 de marzo”.

El político francés ha recordado que “estamos a solo diez semanas del final de marzo, que es el momento que eligió el Gobierno británico para pasar a ser un país tercero”. “Nunca como hoy el riesgo de un ‘no acuerdo’ parecía tan elevado”.

Sobre la relación con Reino Unido como país tercero, Barnier ha añadido que si Londres elige revisar sus ‘líneas rojas’ y apostar por un acuerdo “más ambicioso” que un simple Tratado de Libre Comercio, entonces la UE a 27 estará “inmediatamente dispuesta” a ir “de la mano” para explorar esa posibilidad.

El negociador de Bruselas cree que es “demasiado pronto” para sacar conclusiones sobre la votación de ayer, si bien ha reconocido que es una señal “clarísima” de la oposición que existe a lo negociado. Además, ha recordado que la solución de emergencia incluida en el acuerdo para evitar la vuelta a una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte, el llamado ‘backstop’, es irrenunciable para la UE.