Bruselas quiere reforzar la producción de vacunas ante nuevas pandemias y hay preocupación por la hepatitis en niños

Vacunación

La Comisión Europea ha pasado página con la pandemia por la COVID-19. La comisaria de Salud, Stella Kyriakides, anunció hoy nuevas medidas en esta fase, entre ellas reforzar la capacidad de reacción de los productores de vacunas dentro de Europa, tanto para mejorar las actuales como para “estar preparados ante otra eventual pandemia”. Al mismo tiempo manifestó su “preocupación” por los casos de hepatitis en niños detectados en el Reino Unido y la Unión Europea porque se desconoce su origen, aunque se cree que es una infección “por un adenovirus”.

Hasta ahora se han detectado 40 casos de esta hepatitis infantil -afecta a los niños entre un mes 16 años- en la UE y 114 en el Reino Unido. “Estamos evaluando los riesgos”, añadió Kyriakides, “junto con la OMS y pedimos a todos los estados miembros que compartan información al respecto”.

COVID 19

Una vez superada la fase más aguda de la COVID-19, la Comisión pide a los 27 estados que estén preparados de cara al invierno próximo “porque el virus sigue entre nosotros” y añade que es necesario vincular su seguimiento al de otras enfermedades respiratorias como la gripe estacional que pueden producir altas tasas de ocupación hospitalaria.

La comisaria añadió que todavía “hay 90 millones de personas sin vacunar en la UE”, una cifra demasiado alta aún ante un virus que ha causado miles de muertes en los dos últimos años. Para mejorar la asistencia Bruselas, que no tiene competencia directa en materia sanitaria, reclama un reforzamiento de la vigilancia incrementando la vacunación de refuerzo “mientras se busca una vacuna que proteja durante períodos más largos”. La Comisión cree que ya no es necesario notificar todos los casos y que son preferibles las estimaciones representativas, pero estima que debe mantenerse la alerta para detectar nuevas variantes y señala que es necesario evaluar las repercusiones, de manera notable con respecto a la salud mental y los retrasos acumulados en los tratamientos a enfermos con otras dolencias. También pide un esfuerzo para el seguimiento de la COVID persistente “que afecta al 10% de los que la han sufrido” según la comisaria.

Respecto a las vacunas la Comisión quiere reforzar la capacidad de producción dentro del continente europeo. En ese sentido ha lanzado hoy mismo una licitación para reservar capacidades de fabricación de vacunas basadas en ARNm, proteínas y vectores. Así se reservará la capacidad de fabricación recién creada para su uso en futuras emergencias sanitarias. La licitación está dirigida a los productores de vacunas con instalaciones dentro de la UE. Esta es una de las reacciones que la ha adoptado durante la pandemia para no tener tan excesiva dependencia de terceros países en casos de emergencia como el que se sufrió en 2020.