Bruselas descarta por ahora acciones legales contra AstraZeneca por los retrasos de la vacuna

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hablando por teléfono
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comisión Europea ha pedido en las últimas horas explicaciones a AstraZeneca tras anunciar la compañía retrasos en la entrega de su vacuna a la UE, pero ha evitado por el momento hablar de posibles acciones legales y ha asegurado que su actuación se centra en conseguir que el grupo farmacéutico cumpla con el calendario previsto.

Esta mismo lunes, la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, ha telefoneado al consejero delegado de AstraZeneca, Pascal Soriot, a quien ha «dejado claro» que Bruselas espera que la empresa «cumpla con las obligaciones» establecidas en el contrato para la compra de al menos 300 millones de dosis de su vacuna.

Además, la alemana ha recordado que la UE ha invertido «cantidades significativas» de recursos para «precisamente garantiza un aumento de capacidad de producción» de vacunas de incluso antes de que sea aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), algo previsto en principio para este viernes.

En paralelo, la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, ha enviado una carta a AstraZeneca en la que pide a la firma «más aclaraciones» tras conocer el retraso en las entregas y «enfatiza la importancia de que su distribución tenga lugar de acuerdo con el calendario previsto».

«Por supuesto que pueden surgir problemas en la producción con una vacuna compleja pero esperamos que la compañía encuentre soluciones y explore todas las flexibilidades posibles para cumplir rápido», ha subrayado en una rueda de prensa el portavoz principal de la Comisión, Eric Mamer.

Sin embargo, preguntado por si Von der Leyen ha trasladado a AstraZeneca la posibilidad de emprender acciones legales en su conversación con el CEO de la compañía, Mamer ha preferido no dar «detalles» de la misma y ha explicado que el «foco» de Bruselas es conseguir que la entrega de la vacuna siga el calendario fijado.

«Creo que no es el momento de entrar en debates legales», ha señalado también el portavoz de Salud del Ejecutivo comunitario, Stefan De Keersmaecker, quien ha asegurado que los contratos tienen «cláusulas» en ese sentido, pero sin precisar qué opciones tiene Bruselas porque «por el momento es importante tener una conversación con la compañía para ver cómo pueden ser las entregas en línea con lo acordado».

En este sentido, Bruselas prefiere esperar a conocer las explicaciones que representantes de AstraZeneca darán tanto a la propia Comisión como a los Estados miembros en una reunión prevista para este mismo mediodía.

«Tenemos que esperar al resultado de la reunión. Sobre la base de ésta los Estados miembros verán cómo afecta a sus campañas de vacunación. Es importante esperar primero las conclusiones del encuentro para volver a evaluar nuestra posición», ha apuntado De Keersmaecker.

En cualquier caso, el Ejecutivo comunitario ha remarcado que estos problemas de AstraZeneca, unidos a los retrasos anunciados por Pfizer anteriormente, no provocan cambios en el objetivo de haber vacunado al 70% de la población general y al 80% de los ancianos y sanitarios para el verano.

«Si cada vez que hay problemas cambiamos el objetivo, perdemos una cosa que es crucial en este proceso, que es la predictibilidad y la claridad para todos los actores involucrados», ha argumentado Mamer.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA