Botín reúne a Felipe González y Calviño en una conferencia bancaria en plena tormenta del Supremo

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Banco Santander celebra hoy en su sede en Boadilla del Monte (Madrid) su ya tradicional ‘Conferencia Internacional de Banca’ anual. Una cita que cuenta este año con ponentes como la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, o el expresidente del Gobierno Felipe González, y que llega bajo la sombra de la decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas.

Bajo el título ‘Responsible banking in an age of disruption’ los distintos paneles de este encuentro estarán centrados este año en temas relacionados con la banca responsable, en un momento en que el sector financiero afronta grandes desafíos desde el punto de vista tecnológico y regulatorio. Asimismo, la conferencia discute la evolución del panorama digital y la necesidad de un enfoque global que fomente la confianza de las personas y empresas.

La conferencia de este año contará, por supuesto, con las intervenciones de la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, y del consejero delegado, José Antonio Álvarez, además de otros altos ejecutivos de la entidad.

Asimismo, intervendrán figuras relevantes del panorama político y empresarial de todo el mundo. Por parte española serán ponentes, por ejemplo, la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, el expresidente del Gobierno Felipe González, o el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán. Habrá también ponencias de Jimmy Wales, cofundador de Wikipedia, o el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso, entre muchos otros.

La cita, que se celebra todos los años por estas mismas fechas, llega en esta ocasión en un ambiente enrarecido por la decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD), el que se paga cuando se firma una hipoteca en España, que ha tenido en vilo a banca y clientes durante más de dos semanas. Ayer mismo, y tras dos intensas jornadas de deliberaciones, el alto tribunal decidía dar marcha atrás y volver a la doctrina que había mantenido hasta hacía 15 días: es decir, que son los clientes y no los bancos los que deben abonar este gravamen.

La decisión se tomó tras un pleno que mostró una fuerte división entre los magistrados del Supremo: de los 28 que se reunieron, 15 votaron a favor de esta vuelta al principio, mientras que otros 13 se mostraron a favor de que fueran los bancos los que abonaran este gravamen.