BBVA abre la puerta a nuevas fusiones o un dividendo extraordinario en dos o tres años

Carlos Torres Vila, CEO de BBVA y Onur-Genc, Country Manager USA

El presidente de BBVA, Carlos Torres, y el consejero delegado, Onur Genç. Autor: BBVA

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“No nos gusta operar con un exceso de capital”. Así lo ha señalado hoy el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, que ha apuntado que el objetivo es crecer de manera rentable utilizando este capital, conseguido sobre todo por la venta de la filial en EEUU. No obstante, en un período de “dos o tres años” el grupo podría devolver el dinero a los accionistas.

El banquero turco, que ha comparecido para presentar las cuentas de BBVA hasta septiembre, ha explicado que la intención del banco es utilizar el exceso de capital para crecer de manera rentable. No obstante, “si no vemos que el crecimiento positivo absorba tanto capital o no podemos encontrar tantas oportunidades, a lo largo del tiempo, en dos o tres años, devolveremos el capital a los accionistas”, ha señalado.

El grupo ha comunicado hoy que recibido autorización del Banco Central Europeo (BCE) para iniciar una recompra de acciones de hasta el 10% de su capital, por un importe máximo de 3.500 millones de euros. La ratio CET1 pro forma de BBVA, descontando este importe máximo de 3.500 millones de euros, se situaría en el 13,18%, por encima de los requisitos regulatorios.

BBVA no cierra la puerta además a realizar alguna adquisición, si bien de momento “no hay nada tangible” sobre la mesa. “Tenemos un equipo de 25 personas cuya tarea es analizar oportunidades en todos los países, no solo España”, ha recordado Genç. “No estamos cerrados a nada”, ha insistido, pero “si hubiera algo tangible lo comunicaríamos”.

“Si surge un proyecto que nos parezca razonable, les garantizo que, incluso si es un proyecto enorme, podemos buscar capital en el mercado, pero no sentimos ninguna presión por comprar simplemente porque tengamos ese capital. Siempre tenemos nuevas oportunidades en la mira, pero no nos sentimos obligados a utilizar el capital que tenemos”, había avisado también previamente en la webcast con analistas.

BBVA registró un beneficio atribuido de 3.311 millones de euros durante los nueve primeros meses de este año, frente a las pérdidas de 15 millones de euros que se anotó el ejercicio anterior. El resultado recurrente fue de 3.727 millones entre enero y septiembre de este año, un 85% más que un año antes.