Bárcenas dice al juez que Ríos sacó de Génova el ‘pendrive’ con la grabación de Rajoy aprovechando la mudanza

Luis Bárcenas, extesorero del PP

Luis Bárcenas, extesorero del PP

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ex tesorero del PP Luis Bárcenas ha asegurado este miércoles, en una nueva declaración ante el juez que investiga la ‘Operación Kitchen‘, que el ‘pendrive’ donde supuestamente guardaba las grabaciones que habría hecho al ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy, y que demostrarían que éste conocía la ‘caja b’, salieron de la sede de Génova con otro material sensible hacia el estudio de su mujer, Rosalía Iglesias, donde habrían desparecido.

Bárcenas ha comparecido ante el titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, para aclarar el destino de esa y otra grabación, esta segunda de una conversación similar con el ex secretario general del PP Javier Arenas, que habría guardado en dos ‘pendrives’ y en una nube ‘online’.

El antiguo responsable de las finanzas del PP atribuye la desaparición de esas grabaciones al espionaje parapolicial del que habría sido víctima con la ‘Operación Kitchen’, presuntamente ideada desde el Ministerio de Interior, y costeada con fondos reservados, con el objetivo de sustraer a Bárcenas y su entorno la documentación comprometedora que pudieran tener sobre el partido y sus dirigentes.

En esta ocasión, según las fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, ha relatado a García-Castellón que, en su despacho en el cuartel general del PP, en la Sala Andalucía, almacenaba una serie de cajas con diverso material, incluidos los dos ‘prendrives’. Una vez materializado su despido, su chófer, Sergio Ríos –investigado como espía de la trama–, las trasladó al taller de restauración de arte que su mujer tenía en la calle General Díaz-Porlier de Madrid.

Bárcenas ha asegurado que los pendrives se movieron con esa mudanza. Sin embargo, dos años después de salir de prisión, hacia principios de 2015, cuando empezó a revisar las cajas, advirtió que las grabaciones no estaban. Inicialmente pensó que faltaban cajas que el propio PP habría intervenido en 2013, con su ingreso en prisión provisional. No se le ocurrió que hubieran llegado y extraviado en el estudio de su mujer hasta que un periodista le comentó algo de una operación policial.

UN SEGURO PARA BÁRCENAS

En esas cajas, además de los dos ‘pendrives’, habría varios teléfonos y material sensible como donaciones que no aparecen en sus ‘papeles’ y documentación de campañas, como pagos de ‘mailing’ electoral e imprentas. Entre esos archivos habría también información sobre la financiación de las elecciones gallegas que Pablo Crespo, ex dirigente del PP gallego que figura como uno de los conseguidores de la ‘Gürtel’, habría entregado al predecesor de Bárcenas, Álvaro Lapuerta.

Las grabaciones, conforme contó al juez en una declaración del pasado mes de diciembre, eran una especie de seguro ante el «desmarque» que el partido y sus responsables parecían haber iniciado respecto a su figura.

En ese contexto de transición en las relaciones entre él y el PP se habrían producido varios altibajos. Durante su primera estancia en la cárcel, sostiene que primero un abogado cercano al partido, Javier Iglesias, le ofreció 500.000 euros si no sacaba nada a la luz, negocio que rechazó exigiendo más dinero. Después, sufrió un trato muy duro que incluiría seguimientos de un falso recluso que sería agente del CNI.

En un segundo giro, hacia octubre de 2013, otro intermediario, Javier Sánchez Lázaro, le habría vuelto a ofrecer ese dinero, 500.000 euros, y una mejora en las condiciones carcelarias que pasaría por más horas de conversaciones telefónicas y ‘vis a vis’ extra con su mujer, que se materializaron sin que él los pidiera y sin que quedara constancia escrita, siempre se los comunicaban verbalmente.

ELIMINADOS TAMBIÉN DE LA ‘NUBE’

Él achacó estos beneficios penitenciarios a sus relaciones con el PP, por lo que, como gesto de buena voluntad, encargó a un preso de su confianza, Isidro S.S., de origen colombiano y experto informático, que eliminara de la ‘nube’ archivos comprometedores para el PP, entre ellos los audios que podían poner en jaque al presidente del partido. A cambio le daría un buen dinero.

Si bien en otras ocasiones Bárcenas especificó cantidades distintas, hoy ha aseverado que pactaron el pago de 4.000 euros y que debía acceder a la ‘nube’, borrar los archivos y que para eso le facilitó un papel con instrucciones que incluía una clave para tener acceso a los correos. Esto choca una vez más con lo que sostuvo en sede judicial el preso colombiano, que señaló que acordaron 5.000 euros por trabajos de borrado de Google de información y vídeos relativos a Rosalía Iglesias.

Las fuentes consultadas han explicado que, durante su declaración, Rosalía habría asegurado que no supo nada de ese encargo carcelario de su marido y ha negado haber participado en entrega de dinero alguno. Según el relato de Isidro S.S., un amigo habría recibido la cantidad de manos del chófer de la familia y se lo habría quedado. Aunque Bárcenas ha reconocido que no sabe si el encargo acabó bien, ha indicado que cuando salió de Soto del Real la información ya no estaba en la ‘nube’.

No obstante, interrogada sobre la existencia de esas grabaciones a Rajoy y Arenas, la mujer de Bárcenas ha afirmado que tuvo conocimiento de las mismas por su marido, que la mantenía al corriente de esas cuestiones, si bien ha matizado que nunca supo dónde las guardaba.

VUELTA AL ENFRENTAMIENTO

A los tres meses, los ‘vis a vis’ extra se suspendieron, ha declarado. Ante su interés por conocer los motivos, desde el entorno del PP le habrían trasladado que el partido no creía que dichas grabaciones existieran y que los famosos ‘papeles’ estaban controlados, de modo que no veían necesario seguir cuidando de él en la cárcel madrileña.

Bárcenas ha contado al juez que tuvo una relación intermitente con el PP hasta que el Tribunal Supremo confirmó la primera sentencia de ‘Gürtel’, en octubre de 2020, que supuso la entrada de su mujer en prisión, algo que para él marcó un punto de inflexión hacia la ruptura total de los lazos con los ‘populares’.

Durante esta comparecencia, varias defensas han puesto sobre la mesa la contradicción que supone que en diferentes declaraciones de 2013 a 2019 el también ex senador del PP hubiera negado la existencia de esas supuestas grabaciones a Rajoy y Arenas.

Ante esto, Bárcenas se habría escudado en que no puso en conocimiento de la Justicia la documentación que guardaba porque tenía que negociar con el partido. Ahora, ya con sentencia firme y el matrimonio en prisión, su estrategia es distinta, ha esgrimido.