Baltasar Garzón cree que la condena a Assange consuma la persecución de EEUU por denunciar hechos que afectan a la seguridad de todos

Baltasar Garzón, exjuez de la Audiencia Nacional

Baltasar Garzón, exjuez de la Audiencia Nacional

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El abogado y exmagistrado español, Baltasar Garzón, criticó la sentencia del Tribunal de Apelación inglés, que acepta el recurso iniciado por Estados Unidos y da luz verde al proceso de extradición de Julian Assange.

«Consuma la persecución política desencadenada por EEUU contra WikiLeaks y Julian Assange por haber denunciado hechos gravísimos que afectaban a la seguridad de todos», denuncia en un comunicado.

El también coordinador internacional de la defensa del periodista e informático australiano expresa su «su más profundo desacuerdo con la decisión» de dos jueces de los jueces lores Ian Duncan Burnett y Timothy Holroyde.

El fallo de ambos letrados echa por tierra el veredicto contrario a la extradición emitido el pasado enero por la magistrada de Westminster, Vanessa Baraitser.

Garzón advierte de que la conclusión de los jueces de apelación «pone en riesgo evidente la vida» del fundador de WikiLeaks, cuya salud física y mental se ha debilitado tremendamente.

Assange apenas ha visto la luz del sol en la última década de sus 50 años de vida, que la ha pasado confinado en un espacio reducido de la Embajada de Ecuador en Londres y en la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh, al sur este de la capital británica.

El reconocido abogado español confirmó además la intención de recurrir la sentencia dictada este viernes 10.

«Agotaremos todos los recursos nacionales e internacionales para defender a quien no ha cometido delito alguno y ha resistido heroicamente y con coraje durante más de once años la persecución por defender la libertad de expresión y el acceso a la información», declara Garzón.

En primer lugar, el equipo de Assange solicitará permiso para recurrir ante el Supremo del Reino Unido en el plazo estipulado de catorce días, según indicó a Sputnik una fuente legal.

Una opción a más largo plazo implicaría llevar la apelación incluso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.