Aznar y Santamaría se vuelven a ver las caras tras su choque por Cataluña

José María Aznar, expresidente del Gobierno
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Fundación Gregorio Ordóñez entregará este sábado en San Sebastián un premio al exprimer ministro francés Manuel Valls. Una cita a la que no faltará José María Aznar. Tampoco la cúpula del Gobierno con Soraya Sáenz de Santamaría a la cabeza. Ambos protagonizarán un tenso encuentro tras los ‘recados’ que la Fundación FAES que preside el exjefe del Ejecutivo ha mandado a la ‘número dos’ de Mariano Rajoy en torno a la crisis en Cataluña.

Tras los comicios del pasado 21 de diciembre en esta comunidad FAES cargó contra el PP. Con la ‘resaca’ aún de la cita en las urnas la fundación aseguró que los resultados distaban “bastante de la observación escuchada durante la campaña que consideraba ‘descabezado’ al independentismo”. Todo un mensaje para Soraya Sáenz de Santamaría. Y es que, la fundación liderada por Aznar parecía tener claro que gran parte de la culpa de los sucedido era del Gobierno y, en especial, de la vicepresidenta.

Dicho esto lanzó un dardo a Génova: “Sabemos por experiencia que cualquier apelación a la reflexión en este sentido será despachada con el desdén, la humorada o el habitual reproche de inoportunidad o deslealtad”.

Asimismo, aprovechó ese análisis para dedicar un nuevo guiño a Ciudadanos, cuyo triunfo “es un logro extraordinario que se constituye en expresión de la movilización cívica contra la exclusión, el silenciamiento y la fractura”. La formación naranja “ha sabido interpretar las exigencias de muchos cientos de miles de catalanes, las ha traducido en un discurso político reconocible y les ha ofrecido una propuesta de esperanza y convicción”.

Estas no han sido las únicas críticas de Aznar y su fundación al Ejecutivo. Antes, a principios de octubre, FAES publicaba otro análisis, titulado El precio de la libertad, en el que arremetía con dureza contra el Gobierno de Rajoy, al que se le exigía “actuar” de una vez por todas ante la situación vivida en Cataluña y abría la puerta a la convocatoria de elecciones.

Antes del 155, del cese del Govern y del anuncio de la cita en las urnas Aznar defendía que no había excusa para que Rajoy persistiera en su inacción ante la crisis catalana. “El Gobierno debe actuar tal y como la nación necesita que lo haga”, afirmaba esta fundación, que llamaba a “emplear todos los instrumentos constitucionales que en virtud de las mayorías parlamentarias actuales no sólo están a su disposición sino que tiene la inexcusable obligación de utilizar”. Según FAES, “su mayoría parlamentaria es suficiente para activar toda la potencia política prevista para la defensa de la Constitución” y “no se puede pretender hallar ahí excusa aceptable alguna para continuar en la inacción, ni ampararse en cálculos de oportunidad, eficacia o coste”. “Todas esas cautelas”, continuaba, “desaparecen cuando se comprende la magnitud de la amenaza”.

Es más, en caso de que el presidente del Gobierno “no encontrara el ánimo para hacerlo o hubiera de reconocer su incapacidad, entonces debería otorgar a los españoles la posibilidad de decidir qué gobierno, con qué propuesta y con qué apoyo electoral se deberá hacer frente a esta coyuntura crítica para España”. O lo que es lo mismo, según la fundación que lidera Aznar, Rajoy tendría que convocar elecciones.

Aznar y Sáenz de Santamaría no serán los únicos que estarán en el acto de este sábado. La ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal; el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido; la líder del PSE, Idoia Mendía; el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta; y el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, entre otros, también han anunciado su asistencia, según Europa Press. Junto a ellos veteranos cargos populares del ‘ala dura’ como Esperanza Aguirre, Carlos Iturgaiz, Jaime Mayor Oreja y María San Gil.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA