Aviso de BofA: un 40% de los beneficios de la banca se puede esfumar por el coronavirus

BCE Banco Central Europeo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Día a día, el sector bancario es uno de los más penalizados del continuo desplome de las bolsas, ante la expectativa de una recesión prolongada y unos tipos de interés bajo cero durante bastante tiempo. Los expertos de BofA Global Research destacan en un informe que la banca europea podría afrontar una caída de hasta el 40% de los ingresos.

“No vemos bancos europeos con problemas de liquidez, financiación o capital, aunque observamos que los estrictos límites regulatorios en todas estas áreas limitarán la capacidad de los bancos para absorber la repentina ausencia de alternativas no bancarias”, señalan los expertos del banco de inversión estadounidense.

En ese sentido, “la clave será la dislocación del mundo real y cómo de bajos terminan los tipos de interés. Para una industria con una ratio del 65% de costo/ingreso, un golpe ilustrativo de un 3% en los ingresos se traduce en un golpe del 9% en los beneficios antes de impagos”.

“Un aumento del 50% en los impagos agravaría esto al 40% de las ganancias antes de impuestos. El impacto de capital resultante de 50 puntos básicos estaría dentro de la tolerancia del SSM, por lo que los dividendos deberían estar protegidos, a menos que haya un impacto estructural en el ingreso hasta 2021 y más allá”.

El “tropiezo” del BCE

Respecto a los bancos centrales, Bank of America señala que “tienen tres funciones en tiempos de dislocación: provisión de liquidez; fijación de tipos de interés; y compras de activos”.” Las tasas de interés, a menudo consideradas como lo que los bancos centrales ‘realmente’ hacen, son un espectáculo secundario en la actualidad: es probable que los recortes sean de beneficio marginal, como en los EEUU, o contraproducentes, como en la zona del euro”.

Los expertos critican además que “el BCE tropezó la semana pasada” tras los comentarios de Lagarde sobre los spreads de los bonos. “No nos preocupan los niveles absolutos de los rendimientos italianos, ni que el BCE sea indiferente a los spreads. De hecho, su nuevo programa de compra de activos de 120.000 millones parece diseñado para mantener los diferenciales ajustados. Pero los errores en períodos de crisis son caros y el BCE ahora necesita restablecer sus credenciales”, avisa BofA Global Research.