Financiación sostenible

Antonio Madera: “La ISR reduce notablemente la probabilidad de default en las compañías”

El responsable de ratings soberanos e instituciones financieras de Axesor Rating destaca que la ISR está cobrando cada vez más peso en las metodologías de calificación de las agencias de rating.

Inversión sostenible
Inversión sostenible

El responsable de ratings soberanos e instituciones financieras de Axesor Rating, explica en el anuario Ofiso 2022: La financiación sostenible en España 2021 cómo la Inversión Socialmente Responsable está adquiriendo cada vez más peso en las metodologías de rating para analizar el ‘triángulo del riesgo’ de las empresas.

“Es un hecho que la Inversión Socialmente Responsable (ISR) se encuentra positivamente correlacionadas con la rentabilidad”, así lo asegura Antonio Madera, en el informe anual Ofiso: La financiación sostenible en España publicado esta semana.

En su tribuna Track Record: una limitación que sólo cura “el tiempo”, el responsable de ratings soberanos e instituciones financieras de Axesor Rating explica que, pese a que no existe un conocimiento del pasado (track record) lo suficientemente amplio que permita una cuantificación exacta de cuánto y en qué margen temporal se reduce el riesgo de default en las empresas que apuestan por la ISR, “estamos convencidos de que existe una relación inversa por el simple hecho de que se acotan todas las fuentes de riesgo”. Es decir, cuanto mayor sea el porcentaje de Inversión Socialmente Responsable por parte de las empresas menor es el riesgo de insolvencia.

Es por este motivo por lo que la ISR está cobrando cada vez más peso en las metodologías de calificación de las agencias de rating, ya que “aprovechando el potencial de los canales de transmisión, somos capaces de identificar y acotar los riesgos a los que se enfrenta un emisor”, señala Madera.

Según los datos del Observatorio Español de la Financiación Sostenible (OFISO) 2022 -del que es miembro Axesor Rating-, la financiación sostenible en España creció un 66,4% en España el pasado ejercicio, alcanzando los 54.951 millones de euros frente a los 33.026 de 2020. Además, 15 de cada 100 euros financiados en el mercado de capitales fueron sostenibles (cinco más que el ejercicio anterior).

A nivel global, se registró un crecimiento del 67,6% en el mercado de bonos sostenibles, hasta los 902.000 millones de euros. En el caso de los bonos verdes y de los bonos sociales, el incremento fue del 99% y 33% interanual respectivamente (471.000 millones de euros y 181.000 millones de euros).

Las anteriores cifras demuestran que la ISR es una realidad que está siendo premiada por los inversores “lo que obliga a las empresas, de todos los tamaños, a realizar una gestión correcta de los riesgos de sostenibilidad”, señala Madera, que apunta a su vez a que “la mayor rentabilidad de la Inversión Socialmente Responsable tiene un componente coyuntural que emana de las expectativas. Es decir, de las perspectivas que los inversores tienen sobre un mercado que se encuentra en el big bang de un cambio de paradigma hacia una filosofía de inversión que, sin olvidar el foco de la rentabilidad, confiere protagonismo a la moralidad de las inversiones”.

Más información