Ana Botín: “Por qué me considero feminista y tú también deberías”

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha aprovechado su perfil en LinkedIn para ahondar en la defensa del feminismo que ya avanzó en una entrevista concedida el pasado mes de mayo al programa ‘Hoy por Hoy’, de la Cadena Ser.

En un extenso artículo titulado ‘Por qué me considero feminista y tú también deberías’, la influyente banquera reflexiona que “con los años estoy más convencida de que no son suficientes los cambios de actitud de las mujeres”. “Además de esa fortaleza individual, también necesitamos cambios estructurales en la organización del trabajo, si aspiramos a un entorno laboral más justo”.

En ese sentido, “un punto clave en el tema de igualdad de oportunidades es el trabajo doméstico, a menudo el segundo turno para la mujer”. “Para que cada vez más hombres puedan compartir esa responsabilidad doméstica, necesitamos políticas públicas que permitan mayor flexibilidad en el entorno laboral”, valora Botín, que cree que “es muy difícil para las mujeres negociar estos acuerdos de forma individual”.

“El impulso para lograr la igualdad es también un impulso para conseguir un mayor equilibrio entre la vida laboral y personal para todos, hombres y mujeres”, para lo que “el teletrabajo ha de ser una opción”.

“Además de talento, las mujeres aportan al negocio competencias complementarias a las de los hombres: mejor comunicación interpersonal, cooperación, pensamiento horizontal y capacidad de escuchar de verdad. También mayor empatía y capacidad de priorizar. Ya en 2008 existían estudios que mostraban que, en los grupos de trabajo con una sana mezcla de mujeres y hombres, había mejor comunicación, estaban más abiertos a nuevas ideas y la confianza entre los miembros del grupo era mayor. Y el resultado era más eficiencia, mejor rendimiento”.

“Hoy soy consciente de que decir las cosas públicamente, de forma solidaria con otras mujeres, tiene el poder de cambiar. Soy consciente de estar en una posición privilegiada para hacerlo. Así que, cuando hablo, no lo hago solo por mí misma. Lo hago, junto con la gran mayoría de los hombres que nos apoyan, por todas las mujeres. Por eso mi feminismo es ahora público. Y quizá el tuyo también debería serlo”, concluye Botín.