Álvarez dice al Gobierno que UGT no admitirá que la patronal tenga derecho de «veto» en la reforma laboral

El secretario general de la Unión General de Trabajadores, Pepe Álvarez Suárez, ha comparecido ante la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica.

El secretario general de la UGT, Pepe Álvarez. Autor: Congreso

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha advertido al Gobierno de que en la reunión de la mesa sobre la reforma laboral convocada para el 17 de marzo deberá establecerse un ritmo de trabajo que permita alcanzar un acuerdo en un plazo de tiempo «no muy largo», aunque ha avisado de que su sindicato no admitirá que se conceda un derecho de «veto» a la patronal.

Álvarez ha intervenido este viernes en Vitoria en el ‘XII Congreso de UGT Euskadi, en el que ha subrayado que la derogación de las reformas laborales impulsadas por el Gobierno de Mariano Rajoy, en 2011 y 2013, es la única vía para garantizar que se recupere el «equilibrio» en las relaciones laborales.

En este sentido, ha advertido de que «cuando algunos desde el Gobierno» plantean que hay que llegar a un acuerdo con la patronal para cambiar las relaciones laborales, «saben perfectamente que si dan derecho de veto» a los empresarios, «no va a ser posible que lleguemos a ningún acuerdo», dado que la patronal, con la actual regulación, «ya tiene más de lo que ha soñado nunca».

«El Gobierno debe ser consciente de que en la mesa que se va a abrir la semana que viene tiene que partir de la situación que teníamos en marzo del año pasado», ha afirmado Álvarez.

El líder de UGT ha afirmado que en esta mesa de diálogo debe establecerse un ritmo de trabajo que permita, en un plazo de tiempo «no muy largo trabajo», alcanzar acuerdos o, en su defecto, impulsar, desde el propio Ejecutivo, una nueva legislación para «desmontar» las reformas laborales de 2011 y 2013.

Álvarez ha afirmado que le parece «muy bien» que haya ministros que «salen en la televisión diciendo que hay que acabar con una situación en la que se contrata el lunes y se despide el viernes». No obstante, ha reclamado al Gobierno que adopte medidas concretas contra este tipo de prácticas. «¿Algún día lo van a llevar al BOE o esto va de declaraciones?», se ha preguntado.

Piquetes

Álvarez se ha felicitado por la decisión adoptada este pasado jueves por el Congreso de los Diputados para derogar las penas de cárcel en casos de piquetes que incurran en coacciones durante una huelga. No obstante, ha llamado a «no engañarse», dado que la ‘Ley Mordaza’ «tiene una gran cantidad de agujeros», por lo que hasta que esta norma no sea derogada y no se «retoquen» otras normativas, «no se podrá ejercer libre y democráticamente» el derecho a la huelga.

También se ha felicitado por el acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Trabajo, los sindicatos CCOO y UGT y las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme sobre la regulación de las relaciones laborales de los trabajadores dedicados al reparto o distribución de productos a través de plataformas digitales.

Plataformas digitales

Álvarez ha advertido de que este es un tema «muy serio», y ha asegurado que si no se ponía ciertas «trabas» a las plataformas digitales, estas «se lo iban a comer todo».

En este sentido, ha advertido de que si no se tomaban medidas, nada impediría que las grandes empresas industriales pudieran recurrir también a estas plataformas para poner en marcha «subastas indecentes de trabajo» como las que ya existen en los sectores del trabajo doméstico o de los cuidados.

Álvarez ha denunciado que el sistema de algoritmos que emplean estos sistemas digitales para organizar el trabajo es «como el capataz de hace un siglo que escogía a los braceros que iban a trabajar al día siguiente», dejando de lado «todo carácter humano».

Pensiones

Por otra parte, ha reiterado la necesidad de «restablecer» la regulación de las pensiones que estaba vigente antes de la reforma de estas prestaciones impulsada por el PP en 2013. «Tampoco hay tanto de qué discutir. ¿Es tan difícil de entender que en 2013 se rompió el acuerdo alcanzado entre sindicatos, patronal y Gobierno?», ha afirmado.

El líder de UGT considera que es necesario «cargarse» dos elementos de la actual normativa de pensiones, de forma que se pueda restablecer la revisión de estas prestaciones, actualizándolas en función del IPC y con carácter retroactivo y haciendo desaparecer de forma definitiva el denominado ‘factor de sostenibilidad’.

Todo esto, según ha dicho, «deberían haberse hecho ya», por lo que ha advertido de que nadie «busque» a UGT para hablar de otras cuestiones relativas a las pensiones mientras no se adopten estas medidas. En este sentido, ha avisado de que UGT «no va a entrar a discutir» los años empleados para hacer el cálculo de la pensión cuando «no se ha cumplido» lo acordado en 2011.

De la misma forma, ha advertido de que el sindicato que dirige «no va a negociar» ninguna medida que «penalice» la jubilación anticipada. Álvarez ha asegurado que una medida de este tipo no saldría adelante en el Congreso de los Diputados, dado que «no hay mayoría para aprobarla».

SMI y ERTE

Asimismo, ha asegurado que UGT no renunciará al aumento del Salario Mínimo Interprofesional, y ha insistido en la necesidad de «extender» el sistema de Expedientes de Regulación Temporal de Empelo (ERTE) activado para tratar de atenuar el impacto de la crisis sobre el empleo.

Por otra parte, ha considerado «razonable» el programa de 11.000 millones de euros habilitado por el Gobierno central para la concesión de ayudas a autónomos y pymes.

Comercio y hostelería

No obstante, ha subrayado que también sería «razonable» que, «ahora que saben lo que es pasarlo mal», los empresarios de negocios de restauración y comercio «tuvieran algún detalle con sus trabajadores», y que no existiera «la impunidad en la que se trabaja en muchas de esas empresas de restauración y comercio». En este sentido, ha subrayado que también sería beneficioso para «todos» que «se pagaran todos los impuestos cuando es momento de pagarlos».

En materia sanitaria, ha advertido de los efectos que puede suponer a largo plazo la «saturación» de los sistemas públicos de salud como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Álvarez ha afirmado que, en esta situación, sería conveniente «intervenir» la red privada de hospitales para que atendieran a toda la población que lo necesite.

El dirigente sindical, que ha advertido de que UGT permanecerá «vigilante» respecto al uso que se pueda dar a los fondos europeos para la recuperación, ha vuelto a criticar la decisión del Gobierno central de incrementar la fiscalidad que se aplica a los vehículos con motores diesel.

Fascistas de nueva planta

Álvarez ha afirmado que esta medida ha sido un «error brutal», dado que la disminución que se ha producido en la venta de coches implica que sigan en circulación más coches «viejos» que resultan más contaminantes. Además, ha afirmado que este aumento de la fiscalidad tampoco se traducirá en un incremento de la recaudación debido a la referida disminución en las ventas de nuevas unidades.

Álvarez ha concluido su intervención reivindicando con «orgullo» el legado y la labor de UGT frente a «los fascistas de nueva planta que han aparecido» en España.