Currently set to Index
Currently set to Follow

Alemania promete un suelo en el precio del CO2 y mete más presión al mercado europeo

El candidato a la Cancillería alemana por el Partido Socialdemócrata, Olaf Scholz. - Swen Pförtner/dpa

El futuro canciller alemán, Olaf Scholz. - Swen Pförtner/dpa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El nuevo Gobierno alemán de Olaf Scholz promete dar una nueva vuelta de tuerca en la política medioambiental. Y entre las medidas a adoptar, establecerá un suelo mínimo en el precio de los derechos de CO2, un anuncio que ya se ha reflejado en este mercado.

El contrato de referencia no ha parado de subir y supera ya los 73 euros por tonelada métrica en ICE Endex, después de que la Unión Europea haya convertido este mercado en una parte central de su paquete ‘Fit for 55’ para acelerar los recortes de contaminación en esta década.

Y a esa tendencia se ha visto acrecentada después de que el nuevo (futuro) gobierno de Alemania haya anunciado que establecerá un precio mínimo nacional a largo plazo de al menos 60 euros si los precios del CO2 caían por debajo de esos niveles en los próximos años y la UE no lograba acordar una medida similar.

Una posible decisión alemana de actuar sobre los precios del carbono se traduciría en la práctica en un impuesto interno adicional, similar al mecanismo de sostenimiento del precio del carbono del Reino Unido, según explica Bloomberg. Este mecanismo agregó un cargo adicional para los emisores en el país además del precio pagado en el sistema de comercio de emisiones de la UE. Esa herramienta ayudó a que la quema de carbón fuera menos atractiva en el país más rápido que en otras partes de Europa.

Si bien la medida alemana está destinada a mantener la presión sobre las industrias contaminantes garantizando un precio mínimo, la reacción del mercado puede ser exagerada, señalan algunos analistas.

A largo plazo, la medida alemana puede tener poco impacto en el precio del CO2, según Bo Qin, analista de BloombergNEF. Los futuros de carbono ya se negocian muy por encima de los 60 euros por tonelada métrica y se espera que aumente a finales de esta década a medida que la UE presione para reducir las emisiones más rápido.

“No tendrá un gran impacto”, explica Qin. “Esto incluso podría ser bajista para las asignaciones de carbono si expulsa el carbón y reduce la demanda de EUA”.

Es posible que la medida ni siquiera se implemente en absoluto si el precio sigue siendo alto. Los analistas de BNEF esperan que el CO2 se eleve por encima de los 100 euros para 2030, muy por encima del posible precio mínimo alemán.

“¿Es esta cotización en la parte posterior de los titulares de las noticias o hay razones fundamentales para este aumento? Los inversores tendrán diferentes puntos de vista y vemos esto en la volatilidad de los precios del mercado”, añade a Bloomberg Ingo Ramming, director de soluciones corporativas e inversores de Commerzbank. “Con el vencimiento de la opción el 15 de diciembre y suficiente apoyo en el mercado, estos movimientos de precios no son sorprendentes”.