Aena logra sacar la cabeza en el Ibex tras una semana entera de caídas

Sede de Aena

Sede de Aena

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Jornada de avances para Aena, que comienza a ver la luz al final del túnel tras cinco jornadas consecutivas de descensos en el Ibex 35. El gestor aeroportuario, que se ha visto sacudido por las noticias relativas al Covid-19 y la nueva variante Ómicron, se ve favorecido por unas cifras de tráfico de viajeros algo mejores de lo esperado.

Las acciones de Aena se anotaban un avance de un 1,65% al cierre hasta alcanzar los 129,40 euros dentro de un Ibex 35 que finalmente se anotaba un 0,67%. El valor rebota en el parqué tras cinco sesiones consecutivas a la baja, dejando el castigo en el acumulado del año en un 9%. La capitalización bursátil se sitúa en unos 19.400 millones de euros.

El gestor aeroportuario se ha visto sacudido por el repunte de casos de Covid-19 en toda Europa y la aparición de la nueva variante Ómicron, que todavía genera muchas dudas. En este entorno de incertidumbre se han conocido las estadísticas de tráfico de los aeropuertos españoles de noviembre, que siguen mostrando un fuerte descenso con respecto a los niveles prepandemia, pero una recuperación respecto a los meses precedentes.

El tráfico de pasajeros desciende un 27% frente a los niveles pre-Covid (frente a -82% de enero a mayo de 2021) hasta los 13,4 millones de pasajeros, señalan los analistas de Renta 4 en una nota. “Cifras que mejoran significativamente nuestras expectativas gracias a la mejora en los vuelos internacionales principalmente”, mientras que “los vuelos nacionales descienden ligeramente con respecto a octubre”. El tráfico nacional desciende un 21% frente a 2019 (-17% en octubre), y el tráfico internacional un 30% (-36% en octubre).

“Aunque se dan ciertos signos positivos en los niveles de tráfico, reiteramos el mensaje de prudencia en el valor”, aconsejan los analistas de Renta 4, “ya que todavía es limitada la visibilidad sobre la evolución del tráfico para los próximos meses”. “Los efectos de la sexta ola, con nuevas restricciones de movimiento en algunas regiones europeas, es previsible que lastren el número de pasajeros respecto a las previsiones previas”, apuntan estos expertos.

Una vez despejada en gran medida la incertidumbre regulatoria tras la aprobación de las tarifas para el DORA II, y la del área comercial tras la aprobación de la nueva ley que vincula las Rentas Mínimas Garantizadas a la evolución del tráfico aéreo -“será recurrida por Aena pero llevará tiempo conocer la decisión”-, los analistas creen que el mayor riesgo yace en la incertidumbre sobre la recuperación del tráfico aéreo.