ACS se toma un respiro en su rally a pesar del espaldarazo de Morgan Stanley

Florentino Pérez, presidente de ACS y del Real Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las acciones de ACS se situaban durante la jornada de hoy como unas de las castigadas del Ibex 35. Los inversores ignoran la mejora de recomendación de los analistas de Morgan Stanley, que otorgan un potencial de casi un 30% respecto a su cotización actual.

En concreto, los analistas de Morgan Stanley han elevado su recomendación sobre ACS de ‘infraponderar’ a ‘igual que mercado’, con un precio objetivo de 32 euros, frente a los 31 euros anteriores. Este precio objetivo supone un potencial en bolsa de un 29,7% respecto al cierre de ayer jueves.

Pese a este espaldarazo, las acciones de ACS retrocedían hoy al cierre un 2,07% hasta quedarse en 24,62 euros dentro de un Ibex 35 que finalmente se dejaba un 0,60%.

Con una capitalización bursátil de unos 7.650 millones de euros, el valor acumula una caída en lo que va de año de un 25%. No obstante, este castigo se ha visto sensiblemente reducido en la última semana tras conocerse que Vinci está interesado en hacerse con la división industrial de ACS (Cobra) de 5.200 millones de euros.

La oferta de Vinci “representa un valor de empresa de alrededor de 5.200 millones de euros, de los cuales 2.800 millones se pagarían como mínimo en metálico y la diferencia podrá pagarse en acciones de Vinci o en metálico”, explicaba ACS en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las acciones de ACS acumulan una subida de un 32% en apenas la semana transcurrida desde que se conoció esta oferta.

Resultados de Cimic

Por otro lado, hoy se ha conocido que Cimic, filial de ACS en Australia, obtuvo un beneficio neto de 473,6 millones de dólares australianos (290 millones de euros) durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 17,4% respecto al mismo periodo de 2019. No obstante, logró incrementar sus ingresos un 8% respecto al segundo trimestre del año, el más afectado por la pandemia.

Según su última cuenta de resultados, la facturación fue de 9.533 millones de dólares australianos (5.809 millones de euros), un 13% menos que el año anterior, mientras que su resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 1.490 millones (908 millones de euros).

Tras la presentación de resultados este viernes, los títulos de la compañía australiana se dispararon un 9,21%, hasta los 22,17 dólares por acción, volviendo así a sus niveles de agosto.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA