ACS se asoma a máximos de siete años en Bolsa al estrenar rating

Sede de ACS
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El titubeante Ibex 35 tiene a ACS al frente de sus valores alcistas. La compañía que preside Florentino Pérez encaja este martes con avances de hasta el 2,8% su primer rating que, además, se sitúa por encima de la frontera del bono basura. Un repunte suficiente para volver a enfrentar su cotización con máximos del año 2010.

La agencia de calificación que se ha lanzado a valorar la calidad crediticia de ACS ha sido Standard & Poor’s (S&P), que ha otorgado a la compañía un rating ‘BBB’ a largo plazo y ‘A-2’ a corto plazo. En ambos casos, dentro del grado de inversión después de años en los que la abultada deuda de la constructora era señalada irremediablemente en los informes de los analistas como su quebradizo talón de Aquiles.

Hasta la fecha, la compañía venía operando en el mercado de renta fija sin calificación asociada, lo que suele comportar unos mayores costes de emisión. En este caso, la nota a corto plazo también es relevante, puesto que la cotizada tiene un largo historial de colocaciones de pagarés de escasa duración temporal. Así, los analistas de Ahorro Corporación subrayan que se trata de una “noticia positiva” para el valor.

En los cruces más punteros hasta la media sesión de este martes han llegado a verse los 35,66 euros por acción, una cota que se queda muy cerca de reeditar máximos no vistos en los últimos siete años. Todo ello a las puertas de que ACS publique sus cuentas del primer trimestre, lo que tendrá lugar este próximo jueves 11 de mayo. Una vez más, el endeudamiento del grupo será el objetivo de la lupa de inversores y analistas a pesar del amplio adelgazamiento que ha registrado esta partida a lo largo de los últimos años gracias a una agresiva política de desinversión en activos no estratégicos.

A este punto específico se refiere precisamente S&P al justificar la nota que otorga a la cotizada española. El año pasado, la deuda del grupo se redujo a menos de la mitad, al pasar de los 2.624 millones de euros de cierre de 2015 a los 1.214 millones al término del ejercicio pasado. S&P también señala la diversificación geográfica y de negocio del grupo que le permite una baja exposición al riesgo país y pone en valor que focalice su actividad en mercados desarrollados “donde el marco legal, político y operativo es más estable y predecible” que en los emergentes.

Esta calificación llega apenas unos días después de la celebración de una junta de accionistas clave para la constructora. El pasado 4 de mayo se encumbró al hombre de confianza de Florentino Pérez, consejero delegado de Hochtief -la filial alemana del grupo-, y presidente de Cimic -subsidiaria australiana de la anterior-: Marcelino Fernández Verdes. Entonces fue designado consejero ejecutivo de la matriz y está previsto que se le nombre consejero delegado de la misma en la reunión del consejo a celebrar el mismo día en que se publicará balance trimestral.