ACS lidera el Ibex en máximos de siete años gracias a su filial alemana

Sede de ACS
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

ACS ha encontrado en sus cuentas trimestrales el empujón final para asaltar máximos de siete años en Bolsa. La constructora que preside Florentino Pérez ha logrado superar incluso la cota de los 36 euros por acción apoyado en la mejora del 6% que ha registrado en beneficio, en buena medida gracias a la aportación de su filial alemana Hochtief.

El beneficio neto de ACS en el primer trimestre del año ha ascendido a 233 millones de euros. Una cifra que se ha fundado en unas ventas un 11,2% más abultadas que hace un año y que han alcanzado los 8.357 millones de euros. La división de construcción, el foco de su negocio, ha sido protagonista de este repunte.

Las cuentas remitidas por la cotizada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) dan a conocer un beneficio bruto de explotación de 621 millones de euros, lo que implica un 17,4% que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Mientras tanto, la cifra neta de esta partida se incrementó en un 11,1% hasta los 446 millones.

Desde la constructora se apunta a la importante contribución de la filial alemana Hochtief al balance conjunto del grupo. En este sentido, también las subsidiarias de esta, entre las que se encuentra la australiana Cimic -la antigua Leighton-, han jugado también un papel protagonista. El peso de la germana en el perímetro del grupo ha engordado un 39,4%.

Los analistas han subrayado además los continuados avances en el desapalancamiento de balance. Al cierre del pasado mes de marzo, la deuda neta de la constructora ha descendido hasta los 1.695 millones de euros, un 55,9% menos a la que se registraba en el mismo punto del calendario hace un año.

Si la comparativa se remonta al año 2013, momento en el que la compañía comenzó a estudiar vías para la reducción de su pasivo con medidas como la venta de activos no estratégicos, la reducción alcanza al 72% de la cifra inicial, que rebasaba los 6.000 millones y era señalada indubitadamente por los analistas como el talón de Aquiles de la compañía.