ACS, la empresa con más diferencia salarial entre su primer ejecutivo y el resto de la plantilla

ibex 35 mercados bolsa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El sueldo medio de las empresas del Ibex 35 llegó a los 37.800 euros en 2019, superando en más de un 50% el salario promedio de nuestro país, según un informe de Oxfam Intermon, que recuerda que los sueldos de estas empresas suelen ser mayores, aunque muchas ejercen una fuerte presión a la baja en sueldos de proveedores o subcontratas.

Se observa en el incremento total de las retribuciones de los “máximos responsables” de las empresas del Ibex 35 que hay mucha diferencia entre estas. Algunas de ellas apuestan por moderar los sueldos más altos, como el caso de Naturgy o Inditex, como indica el informe de la ONG.

También sucede el caso contrario, ya que algunas de las empresas dispararon los sueldos más altos, como el caso de Endesa.

El primer responsable de una de estas empresas “gana en tres días lo que un trabajador medio tarda en ganar un año”, según el informe de Oxfam Intermon. Esto nos deja con una distancia media entre la retribución del primer ejecutivo y el sueldo medio de estas empresas de 121 puntos.

Encabezando el ranking de empresas con más diferencia entre sueldo máximo y medio está ACS, dado que su primer ejecutivo, Marcelino Fernández Verdes, gana 531 veces el sueldo medio. Siguiendo a ACS se encuentra Acciona, con una diferencia de 275 veces. Y para terminar el podio de los tres primeros tenemos a Inditex con una diferencia de 272 veces.

La diferencia entre el promedio de retribución más alta y el sueldo medio de las empresas del Ibex apenas ha variado en el último año, pero se trata de una evolución muy dispar según la empresa en la que nos fijemos. Estas diferencias son mucho menores en aquellas empresas que cuentan con la presencia del Estado en su Consejo. Un ejemplo sería Aena, donde su máximo representante gana 5 veces el sueldo medio, o Bankia, en el que gana 15 veces más. Se observa que la brecha existente es enorme.

La retribución a las personas trabajadoras debe de, por lo menos, “ser una justa compensación por el esfuerzo que ha realizado para la empresa”. Una forma para poner freno a estas situaciones sería la puesta en marcha de una política retributiva equilibrada, ya que esta es esencial para el reparto justo del valor generado por una entidad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA