Aceras amplias, mayor vegetación y menos carriles: así será la Gran Vía de Madrid

Gran via Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Manuela Carmena ha aprovechado el Debate sobre el Estado de la ciudad de Madrid para detallar cómo será la Gran Vía después de la remodelación que comenzará a principios del 2018.

Ampliación de aceras, mayor vegetación, reducción de carriles y potenciación de la circulación en bicicleta. Esas son las características principales del proyecto anunciado por la alcaldesa, que pretende reorganizar de esta forma la movilidad sostenible dentro de la almendra central de la ciudad.

El tramo de la Gran Vía entre la plaza de Cibeles y la de Callao, la bicicleta convivirá con el resto de los vehículos en los ciclocarriles 30, quedando la calzada dividida en cuatro carriles. En el tramo entre la plaza de España y la de Callao, los ciclistas contarán, en sentido subida, con un carril bici independiente del resto de los vehículos, dada la pendiente de la calle.

El consistorio asegura que el proyecto no va a afectar a la movilidad de los ciudadanos ni a la accesibilidad de los residentes en la zona. De hecho, el equipo de Ahora Madrid insiste en que la obra contempla una reordenación de las áreas para los residentes para que no se vean afectado de ninguna forma.

Las obras de remodelación empezarán en enero del próximo año 2018, justo después de las navidades y su duración prevista será de unos 8 meses.