Abascal: «Me extraña que a la izquierda progre le parezca tan mal el asalto al Capitolio»

Santiago Abascal
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha afirmado que le extraña que «a la izquierda progre le parezca tan mal el asalto al Capitolio» de Estados Unidos, y ha deseado que «se restaure el orden que nunca debió verse perturbado de esta forma».

«La situación en EEUU es extremadamente grave desde hace meses», ha escrito Abascal en su cuenta de Twitter, en la que ha publicado varios mensajes sobre los acontecimientos en Washington.

«El país se haya terriblemente dividido, y esa es una noticia trágica para la democracia y la libertad en todo el mundo», ha subrayado Abascal, que resalta que ahora se entra «en un territorio inexplorado».

«Me extraña que a la izquierda progre le parezca tan mal el asalto al Capitolio. Aquí tenemos a un vicepresidente que llamaba a asaltar el Congreso. Aquí tenemos a una Generalidad gobernada por los que asaltaron el parlamento catalán», ha indicado.

El presidente de Voz afirma que «quizá lo que les molesta a los comunistas y socialistas es que en otros países las izquierdas hayan perdido el monopolio de la violencia».

«Nosotros la hemos condenado siempre, venga de donde venga. Y todavía hoy la sufrimos a diario, instigada desde el gobierno y sus satélites», ha afirmado.

«La izquierda lleva años dinamitando instituciones, controlando medios y amparando la violencia en todo occidente. Las consecuencias las sufrimos todos», señala.

Por último, indica que las democracias de occidente «tienen que demostrar su fuerza frente a los procesos revolucionarios que estúpidamente han promovido las elites», y pide pensar en España «fundamentalmente» porque en pocas semanas se celebrarán elecciones en Cataluña.

«Por eso hoy es un momento para reiterar nuestra exigencia a todas las fuerzas políticas para que se comprometan a respetar los actos electorales, la democracia y la convivencia. Que los violentos se queden solos y comparezcan ante los tribunales. Y que no estén en gobiernos como ocurre en nuestro país», concluye.