www.elboletin.com

De Goya a la sana Prospectiva

Politica transicional
Politica transicional
Lo más interesante del extenso análisis es que muestra que las opciones nacionales se polarizan.
Goya los inmortalizó en el “Motín de Esquilache”. Ha habido teatro y cine español sobre el tema. La Historia Económica los identifica como “Motines de Subsistencia” o “Motines del Pan”. Ya referimos, en el artículo anterior, que el Nobel de Economía antillano Lewis los asociaba a bajas rotundas del PIB. Y aparecen en nuestro último Juego de Escenarios –ejercicio del campo de la Prospectiva- en el caso venezolano actual. Venezuela podría estar frente a un subescenario que hemos denominado de “Inestabilidad Explosiva”.
 
A mediados del año pasado aparecía como “Escenario Pesimista”, que se denominó “Venezuela en el Abismo”, y refería “Violencia, enfrentamientos, caos, entropía, costos sociales altos, incertidumbre” y otros descriptores en nuestro “Juego Prospectivo Sencillo sobre Escenarios Políticos”.
 
Lo cierto es que figura como una posibilidad dentro del muy deteriorado -y en vías de mayor mengua- escenario económico, social y político venezolano. Pero, no figura solo. Aparece junto a otro subescenario “malo”, que hemos llamado “Cubanización agravada”, una progresiva convergencia con los descriptores de la Cuba castrista, agravada por la circunstancia de que se haría bajo la égida y con el componente de la exacción continua de la dictadura antillana y otros factores de poder mundial del campo del neocomunismo y socios.
 
En el escenario “bueno” figuran tres subescenarios transicionales, de los cuales referiremos dos: “Una Transición a la Democracia y el Mercado”, el cual consiste en el cambio político a una progresiva reinstitucionalización política y económica, que permita un avance firme a una consolidación democrática y una economía exitosa. Junto con ése, “Una transición Económica”.
 
En este otro, el cambio sería solo económico; pues, no implicaría un cambio político. El escenario chino, para simplificar. Está documentado por la historia que países de la orientación del gobierno nacional han logrado una economía exitosa y mantenido el mismo régimen político. Requiere condiciones y procesos precisos; pero, se han dado.
 
Lo más interesante del extenso análisis es que muestra que las opciones nacionales se polarizan. Ya no hay tres derroteros, sino dos. O la profundización a la radicalización totalitaria, tan mencionada y anunciada por los más altos niveles del régimen imperante, o una ruptura con el modelo. Esa ruptura se ocasionaría, precisamente por lo anotado respecto a los riesgos de inestabilidad y explosividad.
 
Se llega a mencionar que se podría (¿o debería?) asentar que a mayor riesgo de explosividad, mayor es la posibilidad de esa ruptura. Aunque en el artículo anterior mencionamos los factores de naturaleza política, militar, ideológica y discursiva que podrían ubicarse entre el deterioro económico y social y un motín de la naturaleza de los referidos en el primer párrafo. Pero, quedan en el campo de la conjetura.
 
Venezuela, como repetido por nosotros y la Universidad de Carabobo, se retuerce entre escenarios buenos y malos. El buen diagnóstico y el cálculo de diversos –la primacía la tiene el régimen- dirá cuál sea el derrotero. Yo me ahorraría riesgos. Pero, no soy quién para decidir.
 
* Santiago José Guevara García
sjguevaragarcia@gmail.com / @SJGuevaraG1
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Boletin
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.